Cabrizal-Zurraque-Tinajo





Ruta:   Llanos del Cabrizal-Llanos del Zurraque-Cerro Tinajo





Detalles del recorrido


Ruta circular transitando por tres hermosos y extensos llanos, los Llanos del Cabrizal, del Zurraque y del Republicano, dispuestos entre los cerros calizos de la Sierra de Líbar. Para ello se aprovecha antiguos caminos de la sierra, el Cordel del Pozo de los Álamos, la Cañada Real de los Bueyes de Ronda y la Colada de las Veredas de Ruiz al Pozo de los Arenales desde el final de la cañada de las Diez Pilas.

Ademas, en el recorrido se ascienden las empinadas rampas del Cerro Tinajo (1068 m) y se circula por el espectacular coliseo pétreo del Cancho de la Breña.


Primera parte del recorrido: Los Llanos del Cabrizal en dirección al Hoyo de la Matanza pasando entre los cerros de los Lajares y de los Frailecillos.(Vista desde el Simancón)


Segundo tramo: El esplendido Llano del Zurraque. (Vista desde el Ventana).



Ultima parte: El Cerro Tinajo, el Cancho de la Breña y los Llanos del Republicano. (Vista desde el Simancón)



Para efectuar este recorrido hemos utilizado principalmente el mapa, track y publicaciones del Tercer Tiempo.

Mapa de la ruta del G. S. El Tercer Tiempo.

Enlaces de las publicaciones del Tercer Tiempo:



Longitud
 12 km. Circular
Dificultad
 Media. Alta en el Cerro Tinajo.
Tiempo
 5 horas
Fecha
 Enero/2014
Lugar
 Macizo de Líbar

La valoración de la dificultad, según nuestras apreciaciones, y el tiempo de realización de la ruta se conforman de acuerdo con las características del recorrido de la misma.
Varios son los elementos que tenemos en cuenta para valorar la dificultad del itinerario: el perfil de alturas o variaciones de desnivel, la orografía del terreno y la longitud del recorrido.
En el tiempo de realización interviene, ademas de la dificultad del itinerario, la contemplación del entorno natural y étnico que se encuentran en el trayecto.
Por supuesto estas valoraciones no tienen que coincidir con las estimaciones de otras personas, son totalmente orientativas. Planifica bien el recorrido y ten en cuenta un elemento determinante, la climatología.



"Lo importante no es el fin del camino, sino el camino.
 Quien viaja demasiado aprisa se pierde la esencia del viaje" (Louis L'Amour).


RUTA

Llegamos a los Llanos del Apeo procedentes del Puerto de los Alamillos. Dejamos el vehiculo aparcado en un margen del carril.



Enfrente tenemos las calizas de Los Lajares, por su base fluye el Arroyo de los Alamos.



Llegados al borde del arroyo miramos a nuestra derecha para contemplar la mole de El Reloj en la Sierra del Endrinal.



Pero nuestra opción de recorrido transita por la izquierda junto al Arroyo de los Alamos.



Tras cruzar una cancela nos internamos en los Llanos del Cabrizal.



A un lado del sendero el Pozo de los Álamos con sus pilas .



El  paisaje de los Llanos del Cabrizal esta dominado por encinas, algunas de ellas de gran tamaño.



Enorme ejemplar de encina.



Nos desviamos del sendero que va al cortijo del Cabrizal  para continuar en dirección a los cortados de los Frailecillos.



Estos cortados o farallones se le conocen como "Los Órganos".



Tras pasar una escalera de hierro buscamos en la cercanía  una angarilla.



La senda sigue bien marcada por las piedras.



Entre el Cabrizal y Zurraque se halla la dolina del Hoyo de la Matanza.



El Hoyo de la Matanza un sitio singular donde los haya.






Llegamos a un paraje fascinante, los Llanos del Zurraque.



Eh, pero que vemos un quejigo llama nuestra atención y nos dirigimos a el.



Un familiar quejigo centenario (fotografiado repetidamente por otros blogueros senderistas) se encuentra amputado por una de sus ramas. 



Imagen del quejigo en el año 2.012 tomada por el G. S. El Tercer Tiempo.



Tristes por la imagen decrepita del viejo quejigo seguimos avanzado por el bello polje de Zurraque. Rodeados de rocas calizas este extenso llano contiene quejigos, encinas y numerosos majanos de piedras. Curiosamente los quejigos ocupan el centro del llano y las encinas se sitúan, mayormente, en los contornos.












Casi al otro extremo del llano se encuentra una colosal encina catalogada como árbol singular por la Administración Autonómica Andaluza.



Pozo de Zurraque.



Perezoso de Zurraque.



Las vacas ante nuestra presencia acuden al pozo buscando, seguramente, agua o comida.



Dejamos los Llanos de Zurraque dirigiendo una ultima mirada hacia el caserío. 



Tras cruzar una angarilla nos internamos en una zona muy confusa y espesa de vegetación hasta llegar a una explanada.



Varias marcadas sendas surgen por aquí y por allá, pero la referencia es un murete de piedras que traza a nuestra derecha.



Tras el murete un pinar de repoblación.



Cerro Zurraque.



Otro gran llano bajo el Cerro Zurraque.



Una mirada atrás, el murete de piedras y al fondo el cerro Ventana.



Cerro Ventana en la Sierra de Juan Diego.



La marcada senda discurre en una suave pendiente ascendente como un falso llano.



Arribamos a un collado entre el Cerro Zurraque y Mojón Alto, cambiando de vertiente.



Las vistas a la otra vertiente son magnificas: abajo el  Cancho de La Breña, detrás el alcornocal de Matagallardo y, mas alla, el Chaparral y la Sierra del Caíllo.



Las moles de la Sierra del Endrinal (Simancón y Reloj). Y una figura recóndita, como vigilante del entorno, el Dragón de la Breña.






El sendero parece encaminarse hacia el saurio de piedra.



Pero gira al llegar al muro de piedra para discurrir junto a el.



Por la izquierda, al oeste, aparecen en el paisaje varios cerros del Macizo de Libar (Salamadre, Puntal de la Raya y Los Pinos) tras la cresta de las rocas de Cancha Bermeja.



Al otro lado de la alambrada el Dragón de la Breña mas cercano.



Cerro Tinajo con sus increibles  y pendientes rampas.




A la altura del Cerro Tinajo saltamos el murete para contemplar una pequeña covacha en el lateral del montículo.



Cueva del Tinajo.



La cueva presenta varias oquedades una en la parte superior a modo de chimenea.



Emprendemos el ascenso por la no muy larga pero empinada ladera del Cerro Tinajo.






Afrontamos el ultimo tramo de subida a la cima de 1068 m.



Desde la cumbre del Tinajo se aprecian que la acusada rampa esta  formada por grandes placas de roca caliza. Instalados entre las rocas divisamos el paisaje serrano. 



Hacia el sur divisamos el Puntal de la Raya, el Peñón del Berrueco y los Llanos del Republicano.



Al oeste el alcornocal de la Sierra de Peralto. Por encima la Cañada del Encinar dividiendo las sierras del Caillo y del Endrinal.



La sierra del Endrinal y el cerro San Cristobal en la Sierra del Pinar.



El  cerro Casi y los Llanos del Apeo. En el horizonte el Puerto de las Palomas y el Monte Prieto de Grazalema.



La casa de Patalagana resguarda al abrigo del karts de Los Lajares.



Ahora toca bajar, para ello tomaremos otro camino mas llevadero que el de subida.



Descendiendo el cerro avistamos las ruinas de la Casa de la Gordilla.



Una hermosa dolina en medio del Cancho de la Breña. A ella nos dirigimos.






Entramos el el torcal calizo del Cancho de la Breña.









Arriba el Dragón de la Breña con una apariencia diferente a la vimos por la otra vertiente del roquedo.



Cruzamos la verde dolina y continuamos descendiendo y peleando con el barro y las resbaladizas piedras del sendero buscando llegar a los Llanos del Republicano.



El sendero remata en una cancela que nos deja en los Llanos del Republicano.



Avanzamos para completar  la circular ruta por la Cañada Real de los Bueyes de Ronda.



A un lado la ruinas de la Casa de la Gordilla.



No necesitamos cruzar el puente sobre el arroyo de los Álamos pues el arroyo va por aquí casi seco.



Acabamos el recorrido contemplando el Dolmen de Patalagana.



Otras rutas en el Macizo de Líbar


3 comentarios:

  1. Una entrada muy completa. Buenas fotos, como siempre. UN SALUDO

    ResponderEliminar
  2. Preciosa ruta, una pena de Quejigo, el año pasado lo vimos bastante maltrecho. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Si Señor una entrada muy completa y muy bien documentada.

    ResponderEliminar