Ronda-Molinos del Tajo




Ruta:   Ronda - Molinos del Tajo.


"Lo importante no es el fin del camino, sino el camino.
 Quien viaja demasiado aprisa se pierde la esencia del viaje" (Louis L'Amour).



Detalles del recorrido


Ruta en la Hoya del Tajo situada en los exteriores de la monumental ciudad de Ronda. La Hoya del Tajo, llamada así por su forma de caldera, es una depresión ubicada a los pies del Tajo de Ronda por la que circula el Río Guadalevín.


Mapa del recorrido.


Longitud
 10 km. Circular
Dificultad
 Media.
Tiempo
 4 horas
Fecha
 Otoño/2014
Lugar
 Serranía de Ronda.

La valoración de la dificultad, según nuestras apreciaciones, y el tiempo de realización de la ruta se conforman de acuerdo con las características del recorrido de la misma.
Varios son los elementos que tenemos en cuenta para valorar la dificultad del itinerario: el perfil de alturas o variaciones de desnivel, la orografía del terreno y la longitud del recorrido.
En el tiempo de realización interviene, ademas de la dificultad del itinerario, la contemplación del entorno natural y étnico que se encuentran en el trayecto.
Por supuesto estas valoraciones no tienen que coincidir con las estimaciones de otras personas, son totalmente orientativas. Planifica bien el recorrido y ten en cuenta un elemento determinante, la climatología.





*Pincha sobre una imagen y podrás verlas todas en pantalla completa*

RUTA




La ruta la iniciamos en los miradores a la Hoya del Tajo de la barriada del Doctor Vazquez.



Mañana gris despues de haber estado lloviendo durante la noche anterior. Descendemos por un carril asfaltado buscando el Pinar de la Dehesa del Mercadillo.



Tenemos, durante la marcha, una visión aérea de la zona que vamos a recorrer.



A pesar de la neblina se distingue el antiguo barrio de "La Ciudad" de Ronda.



Llegamos al bosque de pinos y continuamos por un sendero que traza sobre una cornisa de la peña que rodea el valle. Siempre con vistas a la Hoya del Tajo.



Abajo el Puerto de la Muela. La niebla cada vez mas espesa.



Puerto de la Muela, la entrada a la Hoya del Tajo por el Oeste.



El Tajo de Ronda y la Hoya en la niebla.



Seguimos por un encharcado camino, en algunos puntos con barro. La bruma ciega la vista al Tajo de Ronda.



El sendero, por la izquierda, está escoltado de viñedos. Al fondo una ermita.



Ermita de la Virgen de la Cabeza.



El carril pasa junto a la Huerta de la Torre. Se observa como una torre de piedra ha sido adosada al caserio.



En la Huerta de la Torre se halla una hornacina de la Virgen de la Inmaculada.



La senda se adentra en la Huerta de Ronda, colmada de arboles frutales y nogales.



Un pontón cruza el caudaloso río Guadalevín, cercano a una subestación eléctrica.



Iniciamos el ascenso a la zona de los molinos.



La niebla se disipa, lentamente, y obtenemos buenas vista del Tajo. En la imagen la Asa de la Caldera.



Detalle de la parte superior del Asa.



Llegamos a la zona de los Molinos del Tajo.



Río Guadalevin a su paso junto a los molinos.



Mapa de situación de los Molinos del Tajo.
La Asociación para la promoción y el desarrollo de la Serranía de Ronda y el Ayuntamiento de la localidad promueven el "Proyecto Molinos del Tajo" para la  recuperación de los molinos y su entorno con fines de uso cultural, educativo y medioambiental. Consiste el proyecto en la creación de un complejo turístico en la zona donde se encuentran situadas estas edificaciones de gran valor arquitectónico y paisajístico. En nuestro camino solo veremos los molinos números 1,2 y 3. Parece ser que los molinos situados mas altos, en el cauce, fueron destruidos por un desprendimiento de rocas en 1917. En esta catástrofe murieron 17 personas.



Ruinas del Molino nº 1, rodeado de los chopos que acompañan al río.



Molino nº 2, mejor conservado que el anterior.



Molino nº 3 a medio restaurar. Arriba las casas colgantes en el Tajo de Ronda.



Continuamos por la llamada Cuesta del Cachondeo en busca de las murallas.



Ya se aprecian las Murallas de Almócabar, construidas para proteger el conjunto de molinos situados en los pies del Tajo.



Una curiosa formación pétrea, la popular Picha del Moro, su ubica junto a una de las tres puertas que contaba las Murallas de Almócabar en esta zona de poniente de Ronda.



Arco o Puerta del Viento.



Marchamos contiguos a los restos de las murallas.



Puente Nuevo de Ronda. Tiene una altura de 98 metros, obra maestra de ingeniería de su tiempo, inaugurado en el año 1793, después de más de 40 años de trabajos.



Cascadas del río, bajo el Puente Nuevo.



Encontramos una segunda puerta, el Arco del Cristo o de los Molinos.



Vista frontal del Arco del Cristo.



Seguimos subiendo, vemos el Arco del Cristo y las murallas desde arriba.



Tomamos un estrecho sendero pegado al Tajo para acceder a la base del Puente Nuevo.



Acequia para canalizar el agua a la zona de los molinos. Un cartel avisa del peligro de las crecidas del río si estamos en este lugar.



Avanzamos con precaución por una pasarela de hormigón.



Basura en el camino, como es habitual encontramos ejemplos de la necedad humana.



Vistas de las paredes del Tajo y del caserío de Ronda desde el interior del puente.



La acequia y el río.



Charca de control del caudal de agua en la acequia.






Estamos en el borde de un azud donde se visualiza el desfiladero por donde transita el río.



Reflejo del Puente Nuevo en las aguas del Guadalevín.



Otra vista, inusual, del colosal Puente Nuevo.






Volvemos sobre nuestros pasos.






Subimos la empinada y empredrada cuesta hacia la villa.



Alcanzamos, arriba, el mirador de la Plaza de la Auxiliadora.



Callejeamos, brevemente, por el casco histórico del barrio de La Ciudad.



El Puente Nuevo une los barrios de La Ciudad y el del Mercadillo.



Puente Nuevo, desde el mirador de La Aldehuela.



Una mirada a la base del puente donde hemos estado hace bien poco.



El desfiladero hacia el Puente Viejo. En el horizonte la Sierra de las Nieves.



Vista desde el mirador del Parador de Turismo, una vez cruzado el puente.



Las casas colgantes de la Villa Vieja.



Seguidamente, seguiremos disfrutando del paisaje desde los diversos miradores al Tajo hasta llegar al Paseo de los Ingleses.



Los Molinos del Tajo.



La muralla de Almócabar con sus dos puertas. En el horizonte la Sierra del Oreganal y Sierra Blanquilla, ambas de la Serranía de Ronda.



En el horizonte los Macizos de Líbar y Grazalema.



Sierra del Palo.



El cerro Ventana en la Sierra de Juan Diego.



Hacho de Montejaque y por detrás la Sierra del Endrinal.



Cerro, Boquete y Peñon de Mures. Entre las nubes la Sierra del Pinar grazalemaña.






El Asa de la Caldera vista desde el Paseo de los Ingleses.



Terminamos nuestro recorrido tras pasar junto al Mirador de la Virgen del Rocio.


No esperes el momento perfecto, toma el momento y hazlo perfecto.

Otras rutas en la Serranía de Ronda

5 comentarios:

  1. Una ruta extraordinaria amigos. Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  2. Qué sitio más chulo. Me gusta la niebla en una foto, le da un toque.... Y debajo del Tajo habrá que tener cuidado por si se cae la dentadura de algunos de los guiris que están arriba, ¿no? BUENA ENTRADA EN EL BLOG

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestros óptimos comentarios. Ese día toda Ronda estaba repleta de turistas extranjeros. No sería mala idea llevar un casco por los bajos del puente. Saludos desde Arcos.

    ResponderEliminar
  4. estupendas instrucciones y maravilosa ruta, gracias.

    ResponderEliminar