Rio Arillo - Salina Tres Amigos



Sendero señalizado:   Río Arillo - Salina Tres Amigos.

Longitud
9 km. Lineal y Circular.
Dificultad
Baja.
Tiempo
3 horas
Fecha
Agosto/2011
Lugar
Parque Natural Bahía de Cádiz.


 
Cómo llegar:  Desde San Fernando, tomar la carretera a la playa de Camposoto. Frente al cuartel hay un eucaliptal donde se inicia el sendero.
***************************************
Detalles del recorrido

  Aprovechando la estructura de la antigua Salina de Tres Amigos, el recorrido de este sendero permite acercarse a una de las zonas de mayor interés ornitológico del Parque Natural Bahía de Cádiz, contándose hasta setenta mil aves en una misma invernada.
  Destacan las limícolas, aquellas que comen pequeños invertebrados escondidos en el fango, como las cigüeñuelas, los correlimos, las avocetas y las espátulas entre otras.
  El aprovechamiento de los recursos naturales, de gran valor etnográfico y económico, modelaron un paisaje con numerosos vestigios todavía presentes.
  El sendero conecta con un camino hasta la casa salinera de Tres Amigos, y en la orilla del canal del río Arillo, al molino del mismo nombre.

Mapa de la ruta.


*****************************************************

  Panel informativo del sendero. En la zona de aparcamiento hay 2 entradas distintas al sendero, porque esta dividido en dos partes. Nosotros tomamos el camino que sale a la derecha y realizar el que sale a la izquierda cuando volvemos del primero. Esta primera parte señalizada oficialmente acaba en unos observatorios de aves, pero nosotros seguimos adelante para visitar el molino del río Arillo.

  Comenzamos la ruta a las 8.00 h., la mañana estaba algo nublada y en ese momento se oye el toque de diana en las próximas instalaciones militares de Camposoto. En la imagen se divisa la ciudad de San Fernando.

El camino por transcurre por una pista de tierra sin apenas desniveles.

Siempre al margen del sendero los caños mareales.

Cruce de caminos señalizado, seguimos hacia los observatorios de aves.

Las compuertas sirven para dirigirlas mediante canales a los esteros donde se recogía la sal.

Llegamos a los observatorios donde podemos contemplar las aves acuáticas que frecuentan el ecosistema.

Cigüeñela buscando pequeños invertebrados por el fango.

Una garceta solitaria.

Un grupo de gaviotas.

Una bandada de patos.

Los patos inician el vuelo.

El cartel indica el fin del sendero señalizado. Nosotros continuamos para llegar al molino mareal río Arillo.


El  caño mareal se retuerce.

Pasamos junto al campo de tiro de Camposoto.

Caminamos hacia el molino de mareas.

Los esteros donde se obtenía la sal.




El molino de mareas del río Arillo, precedido por una zona de fango al aire por la marea baja. Esta todo colonizado por cangrejos.



La parte del molino que da a la carretera Cádiz-San Fernando.

  El molino de mareas del río Arillo es uno de los últimos testigos de la importante red de molinos de este tipo que, desde la segunda mitad del siglo XIII, salpicaban las costas del golfo de Cádiz. Desde Faro, en Portugal, a Cádiz fueron más de un centenar los molinos que aprovecharon las mareas medias de rías, estuarios y marismas, con un nivel de subida y bajada de las aguas que permitieron la construcción de las infraestructuras necesarias para esta industria. El del río Arillo, con doce ruedas, fue sin duda uno de los mayores productores de harina de esta zona.
  El ingenio hidráulico aprovecha la circulación del agua sometida a los ciclos mareales. En pleamar, el agua es retenida en una especie de embalse cerrado por una compuerta que facilita su entrada, pero que impide su salida. Con la bajamar, el flujo de la marea  es dirigido por unos canales (tajamares) situados debajo del edificio. En ellos se sitúan unas ruedas con aspas (rodetes) que el agua hace girar en su salida.
  Estas ruedas transmiten el movimiento, mediante un eje, a una piedra estriada (volandera), que flota sobre otra fija. El grano, depositado en una tolva, especie de embudo, cae en entre ambas, siendo triturado por el rozamiento de las muelas (piedras).
  Como es fácil comprender, esta tarea estaba sujeta al horario mareal, lo que obligaba a estar, de noche y de día, siempre atento y dispuesto a aprovechar la energía proporcionada por las mareas.

En el otro lado del río se encuentra la casa salinera de Tres Amigos.

Unos pavos muy "salaos".

Abandonamos la casa salinera para completar esta primera parte del sendero.

De nuevo en el aparcamiento, tomamos el camino de la izquierda.

El sendero discurre paralelo a las instalaciones militares de Camposoto.


Llegamos a este observatorio de aves donde acaba el recorrido.

Fuentes Bibliográficas: 300 senderos de la provincia de Cádiz (Diputación de Cádiz) y Cuadernos de senderos de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Otra rutas por el Parque Natural Bahía de Cádiz



2 comentarios:

  1. No es un Correlimos; es una Cigüeñuela. Si tienes alguna duda acerca de las aves de nuestro entrono te recomiendo mi blog-guía: http://avesenandalucia.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu colaboración. Corregido. Muy interesante tu blog. Saludos.

      Eliminar