Salina Dolores - Area Recreativa Santibañez



Sendero señalizado:   Salina Dolores - Área Recreativa Santibañez.

Longitud
7 km. Circular.
Dificultad
Baja.
Tiempo
2,30 horas
Fecha
Agosto/2011
Lugar
Parque Natural Bahía de Cádiz.


 
Cómo llegar:   Desde San Fernando tomar el carril que parte cerca del centro comercial Bahía Sur, en dirección a la estación de aguas residuales. Pasado el río Arillo girar a la derecha donde aparece un cartel de inicio del sendero.

***************************************
Detalles del recorrido
 
  El río Arillo y su encuentro con la bahía de Cádiz dibujan un recorrido llano que se acerca a las antiguas explotaciones salineras, hoy convertidas en vivero de abundantes especies.
  Numerosas aves acuáticas, que es posible contemplar tranquilamente en los miradores habilitados al efecto, acompañan al visitante a lo largo de este sendero que ofrece, desde el Sur, una panorámica de la bahía de Cádiz, antes de abrirse al océano definitivamente.
  El recorrido permite conocer el denominado saco interior de la bahía, una superficie ocupada por aguas poco  profundas que constituyen las planicies mareales, praderas submarinas donde plantas especializadas procuran refugio y alimento a aves y peces.

Mapa de la ruta.

********************************************
Panel informativo del sendero. El sendero oficial tiene una longitud de 3,5 km, nosotros lo ampliamos visitando el Área Recreativa Santibañez para completar una ruta circular.

Pasamos la zona de acceso al sendero.

A nuestra izquierda el ventorrillo de Dolores.

Avanzamos por una pista terriza totalmente llana.

Al fondo la ciudad de Cádiz.

La zona de esteros.

Llegamos a un observatorio de aves.


El camino parece que ha sido arreglado recientemente, divisamos marcas de maquinarias.


Una bandada de aves acuáticas.

En el transcurso del sendero se hallan varios paneles interpretativos de este ecosistema.

Parte trasera del ventorrillo de Dolores.


  Las salinas construyen un auténtico laberinto con sus muros y estanques adaptados a las particularidades del terreno. Por sus compuertas entra el agua del mar en los esteros, y de éstos a los lucios y vueltas, hasta la tajería donde, por evaporación y cristalización, la sal se cosecha.
  Su extenso cultivo hace que la Bahía de Cádiz pueda ser considerada como un espacio salinero, donde llegaron a existir más de ciento cuarenta explotaciones localizadas en los municipios de Cádiz, El Puerto de Santa María, Puerto Real y San Fernando, lo que da idea de la importancia que este recurso tuvo para la economía de la zona. La fangosidad del terreno y la industria del frío, fueron poco a poco mermando esta actividad hasta casi su desaparición.
  Próximas a la Salina Dolores, se localizan  otras como las de San Miguel, San Gabriel, Sagrado Corazón, hacia el este; Preciosas y Roquetas hacia el oeste, o Tres Amigos y San Félix hacia el sur.
  Los esteros sirvieron siempre como improvisados estanques de cría y engorde de determinadas especies, muy valoradas comercialmente, que es hoy el fundamento de una nueva industria (la acuicultura), continuadora de los corrales de pesca romanos, espacios acotados en los que se engordaban los alevines capturados en las subidas de las mareas.
  En la actualidad, se trata de una actividad controlada que aprovecha la entrada de alevines en los esteros, para su posterior despesque durante el vaciado de los compartimentos salineros.


Nos aproximamos a otro observatorio.

Pasarela de madera al observatorio de aves en el saco interior de la Bahía de Cádiz.

Este observatorio de avifauna tiene una planta superior a la que se accede por una escalera interior.


Correlimos en el fango.

Un grupo de cigüeñas.


Una bandada de patos.



Unas curiosas construcciones en el mar. Al fondo el puente José León de Carranza.


Molino y casa de la Roqueta.


El camino transcurre por el interior del muro de las casas en ruinas.
Ventana al mar.



Otra ventana al mar de la Bahía de Cádiz.

Arribamos al Área Recreativa de Santibañez.

Cartel informativo.

Zona de merenderos.

Seguimos avanzando hacia la entrada del área recreativa para girar a la izquierda y tomar el camino de vuelta.


El regreso al inicio lo hacemos paralelos a la vía de ferrocarril.



El paso de trenes es frecuente.


Pasamos junta a la otra entrada del sendero Salina de Dolores.

La EDAR de Cadiz y San Fernando.

La entrada a la casa salinera Ventorrillo de Dolores.

Los pavos salineros.

Fuentes Bibliográficas: 300 senderos de la provincia de Cádiz (Diputación de Cádiz) y Cuadernos de senderos de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Otra rutas por el Parque Natural Bahía de Cádiz


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada