Sierra Morena y Bandoleros en Grazalema



Sendero:   Sierra Morena y Bandoleros en Grazalema.
Señalizado:  Si, hasta la presa.


Longitud
6 km. 
Dificultad
Baja.
Tiempo
3 horas
Fecha
Octubre/2012
Lugar
Parque Natural Sierra de Grazalema.


La valoración de la dificultad y el tiempo de realización de la ruta esta de acuerdo con las características del recorrido. Los elementos que tenemos en cuenta para valorar la dificultad del itinerario son: el perfil de alturas, la orografía del terreno y la distancia a recorrer. En el tiempo de realización influye, ademas de los anteriores, la contemplación del entorno paisajístico y de los monumentos que encontramos en el trayecto.

"Lo importante no es el fin del camino, sino el camino. 
Quien viaja demasiado aprisa se pierde la esencia del viaje" (Louis L'Amour).



Cómo llegar: Desde Cádiz se puede ir por la carretera de Arcos de la Frontera, A-372. Desde Sevilla por la de Villamartín, primero por la A-373 y después por la A-372.



Detalles del recorrido

Mapa de la ruta.

Salida a Grazalema para realizar una ruta con tintes románticos. 

Sierra Morena y bandoleros, dos acepciones ligadas en nuestra historia contemporánea. Citar "Sierra Morena" es evocar al bandolerismo y nombrar "bandoleros" es asociarlo, principalmente, al mítico lugar de Sierra Morena. Pero nuestra Sierra Morena (sentimiento gaditano), se trata de un cerro cercano al pueblo serrano que da nombre al Parque Natural que lo rodea, Grazalema.

Por eso, con ocasión de la recreación histórica de Grazalema "Sangre y Amor en la Sierra", ambientada en 1832 y con el bandolero José María "El Tempranillo", nos hemos desplazado a este bello y blanco pueblo serrano. 

Primeramente hemos visitado el escenario donde se desarrolla la acción instalado en la Plaza de los Asomaderos. A continuación marchamos a la parte alta de la villa para dirigirnos a la presa del Fresnillo y subir al Peñón Gordo o Sierra Morena como se le conoce localmente. Al oír el tronar de los arcabuces y mosquetes regresamos, raudos, al pueblo para contemplar las representaciones teatrales que con tanto esfuerzo, entusiasmo y dedicación realizan los grazalemeños.


Perfil de la ruta.

Sierra Morena. (Primera parte).

Situada esta sierra al NE de Grazalema, figura en los planos cartográficos con los topónimos Peñón Gordo o Tajos de la Ermita. La máxima cota se corresponde con los 1.033 m. de altura. Su cumbre en un increíble mirador a la Sierra de Grazalema y a la Serranía de Ronda.

Sierra Morena o Peñón Gordo.

Bandoleros. (Segunda parte).

Asistimos a la recreación "Sangre y Amor en La Sierra", una reconstrucción histórica de la vida del bandolero José María Hinojosa, "El Tempranillo". Vivir como en la Grazalema de 1832, se traspasa el túnel del tiempo fácilmente, con tan sólo llegar a la Plaza de Los Asomaderos donde se encuentra el sensacional escenario de la representación.

Balconada del Ayuntamiento donde se realiza una de las escenas teatrales de la recreación histórica.



RUTA

SIERRA MORENA (1ª parte)

Nos encontramos en la Plaza de los Asomaderos, en su esplendido balcón abierto al horizonte serrano. Hemos estado paseando por el escenario donde se desarrolla la recreación histórica de los bandoleros, pero eso los contaremos mas adelante.


Desde este extenso balcón de la Plaza de los Asomaderos divisamos el Peñón Gordo o Tajos de la Ermita o Sierra Morena como quiera que lo nombremos.

Seguimos en la Plaza de los Asomaderos. El pico San Cristóbal asoma por detrás de la iglesia de la Encarnación. Esta con su tejado superior colmado de palomas, tomando los primeros rayos de sol de la mañana.


Callejeamos en dirección a la parte alta del pueblo. La presa del embalse del Fresnillo, hacia donde vamos, se hace visible en algunas calles que cruzan perpendicularmente nuestro camino.

Son varios los sitios donde se puede comenzar la ruta desde las afueras de Grazalema. Nosotros hemos elegido la trasera de la calle del Tinte Alto. Cruzamos el río Guadalete a poco de iniciar la marcha.


Tras pasar por una zona donde abundan los corrales enlazamos un sendero señalizado con balizas de madera.


Un alto en el camino para degustar unos higos chumbos.
El arte de coger, pelar y comer higos chumbos sin pincharte las espinas. 
Demostración de Pavostrotones.

Según ascendemos obtenemos magnificas vistas de las sierras cercanas. A nuestras espaldas la colosal roca del Peñón Grande.

Ladera abajo, el blanco caserío de Grazalema a los pies de la Sierra del Endrinal.


Por encima nuestra, un vasto y denso pinar se extiende alrededor del embalse hasta la Sierra de las Cumbres.

El sendero alcanza los aledaños de la presa. Al lado del sendero el arroyo del Fresnillo, este con un corto recorrido confluye en el río Guadalete.

Este pequeño embalse se construyo ante el déficit de agua potable que sufre la población en verano. Aun siendo esta zona una de la de mayor pluviosidad de toda la península, la estacionalidad y el carácter torrencial de las lluvias hacen que la temporada seca sea muy larga.

Arriba en la presa un tres en uno de picos serranos. De izquierda a derecha, el Peñón Grande, el Peñón de la Asamblea y el Pico San Cristóbal mas alejado.

En las azules aguas del embalse se refleja la figura de Cerro Coros.

La Sierra de las Cumbres, también, participa mostrando una bella estampa sobre la lamina acuosa.

Contrastes: verdes, gris calizo y azul cielo.

Al sur, alineados sobre la estructura de la presa, el Peñón de la Asamblea y el Peñón Grande. Atrás las imponentes calizas de la Sierra del Endrinal muestran todo su esplendor (Reloj, Simancón y Yedrales).

Al oeste, tras el manto verde de los pinos, la Sierra del Pinar, con las esbeltas figuras del pico Monete y el Cerro San Cristóbal.


Acabado nuestro paseo por el perímetro del embalse buscamos cerca de una torreta eléctrica una senda que sube por la ladera de Sierra Morena.




En poco tiempo alcanzamos la cumbre a 1.033 m. Excelente atalaya donde nos embelesamos con el paisaje que contemplamos a nuestro alrededor.


La proyección de la cresta de esta sierra al NE sirve de inicio a la visión circular de 360ª que vamos a relatar.

Precisamente la cresta apunta al cerro Malaver. Este cerro en la falda acoge el pueblo rondeño de Montecorto.

A la derecha de Montecorto, el cerro de Ronda la Vieja con las ruinas de Acinipo en su cara oculta.

Un mancha blanca,se trata del pueblo de Olvera. En el horizonte la Sierra del Tablón sevillana.

Al norte tras la ladera de Monte Prieto, los cerros Langarín y Las Grajas.

El Puerto de las Palomas, Cerro Coros y la ribera del Gaidovar.

Primer plano de Cerro Coros.

El embalse del Fresnillo fuertemente guardado entre el Peñón Grande, el Peñon de la Asamblea y la Sierra del Pinar.

Al Oeste, la colosal figura del Cerro San Cristóbal y el pico Monete cual fiel escudero.

Hacia el sur la villa de Grazalema recostada en el regazo de la Sierra del Endrinal. A continuación, ampliado las imágenes  se exponen varios lugares a destacar de esa Sierra del Endrinal.

Peñón Grande (1.309 m) entre la Cañada de Mahón y la Sierrecilla.

Impávidos, los picos Reloj (1.535 m) y Simancón (1.569 m).

La siempre enigmática Cueva de Dos Puertas.
Los cortados de los Tajos de Peñaloja.

Por debajo de Grazalema traza el empedrado de la Calzada Romana.

Al Este, el conjunto de sierras del Macizo de Líbar.

Otra perspectiva del embalse.


Un estrepitoso tronar de armas de fuego dirige nuestra atención hacia el pueblo. En concreto hacia la Plaza de los Asomaderos de la que partimos por la mañana.

Pavotrotones bandoleros.

Como teníamos previsto presenciar algunas escenas de la recreación histórica retomamos el camino de vuelta. En otra ocasión seguiremos la estela marcada, alrededor de esta sierra, por los amigos senderistas y blogueros del Tercer Tiempo y josemanuelav.


Sobre esa gran roca se erige la archiconocida estatua de "El Santo".



Esta vez seguimos, totalmente, el sendero balizado para volver al pueblo.

Desde el sendero divisamos un mirador en las afueras.

También se visualiza un puente que cruza el río Guadalete por el cual accederemos al pueblo.


Llegamos al mirador donde disfrutamos de excelentes vistas de Grazalema y los alrededores. 

La presa del Fresnillo dominado el arroyo del mismo nombre.

El Peñón Grande custodiando, de forma perpetua, el blanco caserío.

La iglesia de San José.



Continuamos callejeando en dirección al centro urbano.





BANDOLEROS (2ª parte)

Vecinos de Grazalema y Benamahoma, ataviados a la usanza de 1832, recrean Sangre y Amor en La Sierra, una reconstrucción histórica de la vida del bandolero José María Hinojosa El Tempranillo. 

El pueblo de Grazalema se transforma para que todos conozcan cómo era la vida cotidiana en la época de los bandoleros y los episodios más relevantes que el Tempranillo vivió en este pueblo de la Sierra de Cádiz: su boda, la muerte de su esposa y el nacimiento de su hijo.

Hinojosa, también conocido como el Rey de Sierra de Morena se convirtió muy pronto en un icono de la liberación del pueblo. Con 16 años tuvo una disputa con un hacendado que acabó en muerte. «Temprano has empezado» le dijeron. Tanta fama adquirió que llegó a firmar un tratado con el Rey de España Fernando VII para que cada vez que las tropas reales pasaran por la Sierra de Cádiz, tuvieran que pedirle permiso. Así lo relata Joaquín Ramón Gómez, historiador y también impulsor de la iniciativa. «Tenía tanto poder sobre las masas que el Rey prefirió pactar a convertirlo en mártir».


Escena en el Ayuntamiento de Grazalema.
Asalto al Cuartel de los Migueletes por los bandoleros.



Paseando por el escenario montado en la Plaza de Asomaderos.















Y para terminar una presentación de diapositivas del escenario donde se realiza la representación teatral de la recreación histórica "Sangre y Amor en la Sierra".





Otras rutas en el Parque Natural Sierra de Grazalema - Entorno de Grazalema


8 comentarios:

  1. Enhorabuena una ruta con muy buenas fotografías, llegar hasta la Fuente Aguafría o Gaidovar, es todo un atractivo. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tan buenos reportajes.

    ResponderEliminar
  3. Buena combinación en el reportaje, ya Sierra Morena suena a bandoleros. Estuvimos por allí en junio y el lugar es de lo más agradable. Saludos, Pedro Sánchez (Tercer Tiempo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teníamos curiosidad por conocer la zona y vuestro reportaje sobre este lugar fue lo que nos animo a visitarla. Aprovechamos la recreación histórica para ir y hacer un 2x1. Mas adelante haremos la ruta completa, el sitio lo merece. Felicitaros por vuestra pagina y por la excelente calidad de los reportajes que publicáis. Saludos Pedro.

      Eliminar
  4. elpumaqueseconvirtioenpavodomingo, 18 noviembre, 2012

    Higos, madroños, endrinas...nada como degustar los manjares que nos da la sierra durante el camino, buena travesía amigos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer toco madroños verdad Puma. Y en el regreso un revuelto de espárragos trigueros de la zona ¡¡que ricos!!. Saludos.

      Eliminar