Acantilados y Pinar de la Breña de Barbate



Sendero:   Acantilados y Pinar de la Breña de Barbate
Señalizado:  Parcialmente. La parte de la ruta que discurre por los senderos balizados.



Longitud
10 km. Circular
Dificultad
Media.
Tiempo
5 horas
Fecha
Agosto/2012
Lugar
Parque Natural de la Breña y Marismas de Barbate.


La valoración de la dificultad y el tiempo de realización de la ruta esta de acuerdo con las características del recorrido. Los elementos que tenemos en cuenta para valorar la dificultad del itinerario son: el perfil de alturas, la orografía del terreno y la distancia a recorrer. En el tiempo de realización influye, ademas de los anteriores, la contemplación del entorno paisajístico y de los monumentos que encontramos en el trayecto.

"Lo importante no es el fin del camino, sino el camino. 
Quien viaja demasiado aprisa se pierde la esencia del viaje" (Louis L'Amour).



Cómo llegar: Desde Barbate tomar la A-2233 hacia los Caños de Meca. El sendero se inicia en un aparcamiento de la playa de la Hierbabuena, cerca del puerto. 





Detalles del recorrido


Mapa de la ruta.
Ruta por una de las zonas más espectaculares del Parque Natural de la Breña y Marismas de Barbate partiendo de la playa de la Yerbabuena en dirección a Los Caños de Meca.

Marchamos sobre un gran sistema de dunar donde se instala un extenso y denso pinar para impedir el movimiento de las arenas. Acompañando al pinar se puede observar una de las mejores masas de enebros marítimos que quedan en el litoral gaditano.
La Torre del Tajo es el punto de inflexión del itinerario. No detenemos en ella para contemplarla y, asimismo, deleitarnos con el atractivo paisaje que desde sus alrededores se divisa.
De regreso a Barbate bajamos a pie de costa para apreciar desde esa perspectiva el esplendido panorama que ofrecen las paredes verticales de los tajos.



El acantilado del Tajo o de Barbate es una espléndida muestra de las fuerzas de la naturaleza, en este caso la erosión que provoca el mar en el continente. Se eleva hasta algo más de cien metros sobre el nivel del mar, justo en las inmediaciones de la torre del Tajo, una almenara construida en el siglo XVI.

Los acantilados de este Parque Natural constituyen escarpes litorales modelados por el erosión marina. Su perfil se caracteriza por una zona de pendiente abrupta o frente y otra superior, con una pendiente variable, en función de la dureza de los materiales, denominada cornisa. Al pie del acantilado se forma la denominada plataforma de abrasión o rasa intermareal.
 


El Parque Natural de la Breña de Barbate se asienta sobre una gran duna móvil separada del mar por procesos geológicos  Sobre estas arenas el hombre plantó pinos piñoneros a principio del siglo XX para impedir el desplazamiento de las mismas, y obtener, ademas, uno de los productos estrella de este Parque: el piñón. La recolección de piñones tiene periodicidad anual, oscilando entre medio millón y dos millones de kilos su producción, variable esta según la condiciones climáticas. Estos piñones son comestibles y muy apreciados en repostería.



RUTA



Comenzamos nuestra ruta en los aledaños del Puerto Marítimo de Barbate, justamente en el acceso a la playa de la Yerbabuena. Enseguida tenemos buenas vistas de la zona que vamos a patear. La Torre del Tajo asoma por encima de la espectacular pared vertical del acantilado.



El sendero arenoso se interna en sus primero metros entre retamas y lentiscos.



Se comienza a ascender de forma paulatina y suave. Nuevamente tenemos vistas de la costa.



Un gran pino cubre el sendero con sus ramas a modo de pórtico al vasto pinar por el vamos a transitar seguidamente. 



La Breña se asienta en una gran duna móvil. Para frenar su avance se plantaron pinos piñoneros. Pinos que serán los primeros protagonistas de nuestra excursión.



Junto al denso pinar se desarrolla un enebral. El enebral existente en este parque supone la segunda mayor extensión de ejemplares de la península Ibérica, sólo superada por los de Doñana. Sus raíces, adaptadas a estos suelos arenosos y sueltos, también  contribuyen a la fijación del terreno.



Las bayas de enebro son el fruto de el enebro (Juniperus communis). En realidad no son bayas, son conos femeninos en forma de baya esférica que en el arbusto presentan un color verde cuando son jóvenes y van oscureciendo al madurar, mostrando una vez secas el color azul-púrpura-negro característico. Uno de los usos más conocidos de las bayas de enebro, también denominadas enebrinas o nebrinas, es la aromatización de la ginebra, de hecho, es el nombre en francés de este junípero (genévrier) el que dio nombre a esta bebida.



El sendero, tras pasar un cruce, se transforma en una gran pista forestal señalizada con balizas de madera.



Un hito de piedras sobre un tocón de pino nos indica lugar por el que abandonamos la pista por la derecha para internarnos en el pinar.






Marchamos por una cañada en un corta pero exigente subida.






Arriba del cerro los pinos adquieren formas caprichosas por el efecto del viento y el mar.









Buscamos entre la vegetación arbustiva el acceso a unos miradores situados sobre unos cortados.






Desde estos miradores naturales tenemos visión de la costa y del sendero balizado.



Abajo unos senderistas discurren por la pista en dirección a la Torre del Tajo.






Reanudamos la marcha alcanzado el sendero señalizado de la Torre el Tajo por el que vamos a discurrir hasta llegar a ella.



Se atraviesa uno de los muchos cortafuegos que existen en este Parque Natural.



Mas adelante despuntando entre las copas de los pinos asoma la garita de la Torre del Tajo.



Hemos tomado un cruce a la derecha conectando con la pista que dejamos, anteriormente, para llegar a los miradores.



Arribamos a la Torre de Tajo.
La Torre del Tajo o Torre de la Tembladera es del siglo XVI, y su construcción fue ordenada por Felipe II, quién envió a varios emisarios para proceder a las medidas de protección de la costa. Fue modificada en el siglo XVIII. Está a 100 metros sobre el mar y mide casi 14 metros. Es troncocónica y con interior abovedado con acceso a la parte superior.






Imagen de portada de la ruta del año pasado a esta torre. Se nota la ausencia de la nueva escalera colocada en este año.
Enlace:  Torre del Tajo



Imagen de portada de otra ruta a esta torre para contemplar una puesta de sol desde su azotea.



Detrás de la torre se encuentra un mirador sobre los acantilados.



El acantilado de Barbate conforma uno de los paisajes costeros mas espectaculares de Andalucía  con sus cuatro km de longitud y mas de 100 m de desnivel en algunos puntos.



Abajo el pie del acantilado y las claras aguas del Océano Atlántico. 






La Torre del Tajo se encuentra en el punto más alto de este acantilado. Segunda en altura de la provincia, formaba parte de un sistema defensivo ante la amenaza de las incursiones berberiscas. Como torre almenara, desde su azotea, las llamas de noche o el humo de día emitían la señal de alerta.



La existencia de vegetación y de numeroso salientes y oquedades, unido a lo inaccesible del terreno ha favorecido la implantación en el tajo de una espectacular pajarera. En un hueco vemos una palomas bravía.



El acantilado de Barbate se convierte con sus mas de 100 m de altura en el de mayor altura de la provincia de Cádiz.



Separada del acantilado se encuentra la "piedra aislá".



Sobre la "piedra aislá" se observa una colonia de gaviotas patiamarillas.



Oteando al sur se divisa la Atunara y el pueblo y la ensenada de Barbate.



Reanudamos la marcha por la pista rumbo a Barbate.






Terminada la protección lateral de sendero buscamos el mejor sitio para descender a la orilla del mar.









Tomamos contacto con los acantilados.






La pared rocosa fruto de la acción erosiva del oleaje y del viento presenta un modelado en forma de acantilado rectilíneo de gran desnivel.



Dispuesto en forma de arco cóncavo entre las playas de la Yerbabuena y Caños de Meca, constituye el acantilado de mayores dimensiones de Andalucía.






Mirando tierra adentro vislumbramos los cortados donde se ubican los miradores naturales donde estuvimos en la ida.



Tirando de zoom y de prismáticos se observa que alguien ha tenido la misma idea que nosotros buscando los miradores.



Pavostrotones en el Acantilado de Barbate.






Progresamos por senderos arenosos cercanos al litoral. A nuestro paso divisamos varias calas de finas arena y de difícil acceso.


















En un llano se levanta una pared con una pequeña ventana.



Sorpresa hay un inquilino :). La ventanita es ideal para las fotos del DNI.



Realizamos numerosas paradas para disfrutar de las vistas.






Llegamos a un pozo en ruinas.



Pero ¿por que se halla un pozo sobre esta zona de acantilados?. La respuesta es que la composición del subsuelo provoca que se acumulen aguas subterráneas. Aguas que en su día se canalizaron para abastecer el pueblo de Barbate.















Cerca del pozo un pequeño camaleón se cruza en nuestro camino. La presencia de camaleones en este espacio fue uno de los motivos de su declaración de este lugar como parque natural. Catalogada como especie vulnerable, hay que evitar el molestarlo innecesariamente.



Seguimos nuestro periplo hacia la playa de la Yerbabuena.






El camino alcanza la pared vertical que se eleva sobre una parte de la playa de la Yerbabuena.



Otro magnifico otero con inmejorables vistas a toda la ensenada de Barbate.



Se divisa el espigón del puerto de Barbate, detrás la Sierra del Retín, Zahara de los Atunes y la Sierra de la Plata con sus repetidores de telefonía y tv en el monte Silla del Papa.



La Punta Camarinal, punto de inicio del P.N. del Estrecho.  En días soleados se puede contemplar Tarifa en incluso la costa de África.



Bajamos a la playa de la Yerbabuena para pasear por su doradas y finas arenas.



Vista atrás desde la playa, se ve el pozo en ruinas sobre el borde costero.



La playa remata en el espigón del puerto. En el horizonte el Cabo de Gracia con el Faro Camarinal coronandola. Forzando la vista se distingue la silueta de la costa marroquí.



Al otro extremo de la ensenada de Barbate, hacia el Oeste, la colosal figura del acantilado culminado por la Torre del Tajo.






Otras rutas en el Parque Natural de la Breña y Marismas de Barbate.






4 comentarios:

  1. Buena reportaje Pavos Trotones. Hace poco estuve por aquellos lares. Cuando bajais a los pies del acantilado, ¿es arriesgado hacerlo?. Me entraron ganas de bajar pero lo cierto es que no me atreví

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sitio por el que bajamos hay algo de pendiente y arena suelta que lo hace inseguro, pero buscando los mejores pasos y llevando cuidado se desciende bien. Mas adelante el desnivel disminuye y no hay problemas para llegar al borde de la costa. Saludos Carlos.

      Eliminar
  2. Muy bonitas las fotos y el texto que las acompaña. Enhorabuena!
    Me gustaria poder participar en alguna excursión con el grupo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una satisfacción que te guste. Envía un mail a nuestro correo e indica tu zona de preferencia para hacer una ruta. Saludos.

      Eliminar