Sendero Torre del Tajo, vespertino



Sendero Torre del Tajo, vespertino.


Un recorrido cómodo y corto nos conduce a la Torre del Tajo sobre el acantilado de Barbate. Un bosquete de pinos piñoneros, la especie más representativa del parque, oculta el hito de la Torre también llamada antiguamente de la Tembladera.


Con ocasión de una actividad programada por la Oficina el Parque Natural de la Breña y Marismas de Barbate hacemos una visita al interior de la histórica Torre del Tajo. La visita guiada se lleva a cabo al atardecer para contemplar desde la azotea de la torre una esplendorosa puesta de sol. 




Detalles del recorrido


Mapa de la ruta.


Longitud
 4 km. Lineal, ida y vuelta.
Dificultad
Baja.
Tiempo
2 horas
Fecha
Agosto/2012
Lugar
P. N. de la Breña y Marismas de Barbate.
Cómo llegar: En la carretera CA-2143, en el punto kilométrico 3.5, existe un aparcamiento, 
desde el que parte una pista forestal que recorre el sendero hasta la Torre del Tajo. 





La torre vigía del Tajo, construida en el siglo XVI, tenía la función de vigilar y dar la voz de alerta ante las posibles incursiones de corsarios berberiscos, formando parte de un sistema defensivo que protegía toda la costa andaluza. 

Los torreros comunicaban la presencia de peligro a las otras torres y poblaciones mediante ahumadas de día y fuego por la noche. 

Este procedimiento de dar alarma era típicamente musulmán y ya existía en todo el litoral africano desde el siglo VIII, resulta curioso comprobar la perfección del sistema cuando en una sola noche podía llegar un mensaje de Alejandría a Ceuta.





Morfología y elementos de la Torre del Tajo.

Estructura: Posee un tronco cono y una altura superior a los trece metros. Sus gruesos muros de mampostería enfoscada albergan una única estancia abovedada de mas de seis metros de diámetro y siete de altura.

Puerta de Acceso: Tiene una sola puerta, situada en la fachada norte, es decir en el lado contrario al mar, y a media altura (a unos 4 metros de la base, para dificultar su acceso a los enemigos); dicha puerta comunica con la cámara interior.

Aspillera: También llamada arquera, saetera o ballestera, es una abertura vertical, fina y profunda, practicada en el muro, para permitir disparar flechas con arcos o con ballestas.

Ladronera: Elemento defensivo que se proyecta exteriormente a modo de balcón, con el suelo aspillerado para el ataque vertical. Situada sobre la puerta de acceso para su defensa y sostenida por matacanes.

Garita: Consiste en una pequeña torre que servia de abrigo y protección a los torreros.

Terrado: Cubierta superior y plana del edificio donde se hacia la almenara o fuego de aviso.




RUTA


El sendero discurre por un frondoso pinar de pino piñonero, destacando la existencia de un enebral marítimo que supone la segunda mayor extensión de ejemplares de la Península Ibérica, sólo superada por la de Doñana.



El itinerario se haya muy marcado, y no hay que esperar otro inconveniente aparte de las posibles incomodidades que nos puedan provocar en determinados momentos el andar sobre terreno arenoso, o en verano el excesivo calor.



Casi la totalidad del recorrido discurre por un frondoso pinar de pino piñonero, árbol característico de este parque natural, que proporciona sombra a una gran diversidad de plantas que componen el ecosistema, siendo las más representativas de este bosque los palmitos, lentiscos, acebuches, jaras y retamas. 



Un desvío, el sendero gira a la derecha para continuar después durante un buen trecho en línea recta, hasta un nuevo giro a la izquierda, apenas cincuenta metros antes de atravesar un cortafuegos.



En el desvío se nota el olor a mar, cada vez mas cerca.



Avanzando hacia delante, dejando atrás unos metros el sendero, se divisa el mar y, además, en lontananza la costa africana por la zona mas septentrional, donde se localiza la ciudad marroquí de Tanger.



Atravesamos el cortafuegos cubierto de tonalidades anaranjadas del atardecer. Poco mas adelante un cruce señalizado nos avisa de la cercanía de la torre.



El sendero finaliza en la Torre del Tajo. Como cada torre del litoral gaditano tiene una sola puerta, situada en la fachada norte, es decir, en el lado contrario al mar. La naturaleza defensiva de esta torre hace que la puerta de acceso este situada a unos cuatro metros de altura.




La luna llena, por encima de la torre, se une al espectáculo crepuscular.  
La torre del Tajo es la segunda torre de este tipo mas alta de la provincia: tiene mas de trece metros y esta en el punto mas alto del acantilado.



Una escalera nueva permite entrar de forma cómoda y segura a la estancia interior.



Entrando en el interior se observa una única estancia
de seis metros de diámetro y siete de altura.
En un lateral parte una estrecha y empinada
escalera de caracol que conduce a la azotea.



La escalera de caracol, embutida en el ancho muro, conecta
con el terrado superior  mediante una estrecha puerta.



Nuestra mirada se torna hacia el terrado de la azotea. En el centro se abre un orificio circular que se comunica con la bóveda inferior. En el otro extremo se ubica una ladronera. 

Las torres de vigía que jalonan el litoral del Estrecho se denominan almenaras por hacer referencia a este vocablo al fuego que se encendía en su terrado como forma de establecer comunicación entre unas y otras y las poblaciones costeras.



La ladronera era una obra de construcción, diseñada para hostigar al enemigo en los puntos débiles de las torres como eran las puertas de acceso.

Esta construcción  de defensa, presentaba la forma de un balcón, ya que estaba situada en torres o muros de forma que sobresalían de estos.



Lo que caracterizaba a la ladronera era su suelo aspillerado, desde el cual se arrojaban todo tipo de objetos (piedras, flechas, aceite hirviendo…).



Siguiendo con los elementos defensivos, el pretil presenta indicios de haber soportado algún cañón de pequeño o mediano calibre. 

Las torres solían estar defendida con alguna pieza de artillería colocada en el terrado superior, casi siempre un sacre y un falconete.



Siguiendo el pretil a la derecha, este presenta otra hendidura producto de haber sustentado un cañón.

La pieza de artillería propia de los siglos XVI y XVII era la culebrina. Se caracterizaba por tener un largo tubo que llegaba medir hasta 35 veces su calibre. 

La artillería de esta torres, se usaba tanto para tierra como para artillar navíos y se distinguían varios tipos:

  • Sacre o tercio de culebrina tenia un calibre de 6 y 8 libras.
  • Falconete o cuarto de culebrina comprendía los calibres entre 2 y 5 libras.



Sobre una angulo de la torre se levanta una garita. La guarnición de la torre era variable, pero casi siempre estaba compuesta por dos torreros y dos artilleros por torre.



La garita cuenta con una escalera de acceso y tiene forma de herradura.



Nos asomamos al pretil por el lado derecho de la garita. Mirando al este se disfruta de hermosas vistas sobre la ensenada de Barbate y las sierras del Retín y de la Plata.



La primera visión es Barbate con su puerto pesquero y deportivo.



Barbate, mas cerca. Al fondo destaca la la forma de punta del Cerro Garlitos.



Las estribaciones de las Sierras del Retin y de la Plata se internan en el mar.



Ampliando la visual, se distingue de mas cerca a mas lejos: la Sierra del Retín, el Monte Silla del Papa y cerrando el paisaje la Sierra de Fates.



En el mar se atisban los balizados de la Atunara. Siguiendo la vista en linea recta, al fondo, se divisan Zahara de los Atunes y la Sierra de la Plata.



Las estribaciones al mar de la Sierra de la Plata, el Cabo de Plata y el Cabo de Gracia.
También se avista Atlanterra y la playa de los Alemanes y en el extremo del Cabo de Gracia se alza el Faro Camarinal. Detrás, difuso, emerge la impresionante figura del Jebel Musa marroquí.



Abajo, al sur, el mirador del acantilado, un balcón al Océano Atlántico.



Debajo del mirador, el impresionante y colosal acantilado, que supone una ruptura entre la zona costera y la tierra.



La zona del océano contigua al acantilado esta inserta en los limites del Parque Natural, no en vano la franja marina ocupa un 23% con 1.152 ha. del espacio protegido.



La vista se traslada hacia el oeste admirando el verde mar del bosque de coniferas. Los pinos piñoneros, especie vegetal dominante en el Parque Natural de la Breña y Marismas de Barbate.



El sol se aproxima al horizonte. Ampliando la visual se vislumbra sobresaliendo de las copas de los pinos, casi oculta, la Torre de Meca.



A poniente, se asiste y contempla un ocaso espectacular.















El astro rey desaparece en el horizonte por completo. 






Solo queda bajar por la angosta y oscura escalera, satisfechos de haber podido observar esta magnifica e irrepetible puesta de sol.



Una ultima mirada desde la balconada a la Ensenada de Barbate y a costa de Tarifa.









Otras rutas en el Parque Natural de la Breña y Marismas de Barbate.







2 comentarios: