Setenil de las Bodegas en primavera.



Segunda entrega de nuestro paso esta primavera por Setenil de las Bodegas. La primera corresponde a la Ruta de los Bandoleros, iniciada en este pueblo serrano (Puente Zamudio) hasta llegar al yacimiento arqueológico de Acinipo.

Regresamos, de las ruinas romanas de Ronda la Vieja, a este bello y acogedor pueblo para desde su parte mas antigua bajar a las inmediaciones del río y contemplar como los lugareños han aprovechado el tajo creado en la roca por el río para construir sus casas. Se trata de un excepcional ejemplo de un tipo de vivienda denominado "abrigo bajo rocas".

Setenil, ciudad con techo de roca, recuerda al Sacromonte granadino. Sus casas labradas en el corazón de la piedra parecen sostener con su fragilidad blanca la inmensa mole rocosa que también cobijó a las antiguas bodegas que añadieron apellido al nombre, Setenil de las Bodegas.

Setenil se encuentra en los confines de la provincia de Cádiz, a 178 km, y esta atravesado por el río Guadalporcún. Participa geológicamente en la meseta de Ronda, de hecho se podría considerar que es un pueblo mas de la serranía rondeña.

Setenil, su nombre parece tener tres posibles orígenes; según unos  por ser un lugar de paso de una calzada romana; para otros vendría del árabe -con el significado de diablillo-; y otra tradición lo hace derivar de la incapacidad de su conquista por el Infante D. Fernando en 1.407, que siete veces fue por la ciudad sin lograr quebrantar las defensas, de ahí la expresión latina "septem nihill", de siete veces nada.

Setenil, pertenecía al Reino de Granada, su situación, metida en roca viva y dominada por un castillo lo hacia casi inexpugnable a los ataques de los conquistadores cristianos ello hizo que no cayera en poder de los Reyes Católicos hasta las postrimeras de la conquista del reino de Granada; concretamente el 21 de Septiembre de 1.484.

Setenil, considerado pueblo de azúcar, es un monumento popular de buen gusto, del arte natural, en sus calles, en sus puentes y la ruinas de su castillo fortaleza. 

El pueblo blanco. 
El pueblo hondo;
¡Ay Setenil de azúcar, 
quien pudiera, 
ser agua de tu río! 



Mirador "El Lizón". Situado en la parte mas elevada del pueblo.




El trazado urbanístico del pueblo, cuyo entramado de calles nace de la fortaleza y se extiende hasta el río Guadalporcún, le confiere una original disposición dividida en terrazas.




A lado del mirador, la Torre del Homenaje.



El torreón fue construido durante la ocupación árabe (Siglo XII-XIII).. Es el único ejemplo vivo y de mayor prominencia del antiguo alcazar que protegía la villa medieval. La torre cuadrada se divide en tres plantas.



Un calle trasera nos traslada a la iglesia.



Iglesia Mayor de Nuestra Señora de la Encarnación.



Otro mirador, este junto a la iglesia, nos deja observar los tajos y escarpes dibujados en la roca por el río Guadalporcún, llamado río Trejo en esta zona de Setenil.



Las construcciones no excavan la roca, sino que se limitan a cerrar la pared rocosa y desarrollar la vivienda de forma longitudinal.



Arco de entrada a la parte antigua de la villa.



Enfrente en el extremo opuesto de la calle otro arco. En este el escudo de Setenil grabado en piedra.



Escudo de Setenil de las Bodegas: De gules, el yugo de plata, puesto en banda, acompañado de una coyunda de oro que con sus enlaces llena el campo del escudo. Al timbre, corona real abierta. 
Su significado: El yugo y la coyunda es divisa que los Reyes Católicos concedieron a Ronda en 25 de Julio de 1485, y que Setenil también usó por ser aldea dependiente de la misma, incluso después que se independizó de ella en 1630.





Panorámica desde el Mirador de "El Lizon".



Bajamos por la Plaza de Andalucía.






Arriba el mirador "El Lizón".







Calle Herrería, es una de las calles mas antiguas de la villa y por ella se descendía hasta el río,  llamada así porque en algún momento albergo un taller de herrajes.






Al otro lado del río una calle con mucha historia, la Jabonería. Sus cuevas naturales de techos negruzcos son aprovechadas como viviendas.



Las casas se adaptan al perfil pendiente del terreno siendo muchas ellas de tipo casa-cueva, que se caracterizan por aprovechar la disposición natural den cueva de la roca en la que se encuentra.












Mirador al castillo de Setenil.



Hemos llegado a este mirador a través de una angosta y empinada escalera, trazada en la roca, las Escaleras del Carmen.









Una lamina expuesta en el castillo nos da una idea de como se configuraba el Setenil antiguo.




















Una pasarela en el río Guadalporcún o también llamado por su maraña de nombres Trejo, de las Peñas o de Setenil.








PRIMAVERA

Setenil tiene un gran variedad de espacios naturales, zonas de dehesa, olivar y monte que muestran todo su esplendor en primavera.
En el pueblo sus cuidados jardines, en la dehesa y el monte las flores silvestres, el olivo en flor y los frutos aun verdes. 


















































Donde hay flores, hay mariposas.











Para terminar este reportaje, fuimos testigos de una escena impresionante; un águila sobrevuela el río, merodea en el cielo buscando una presa fácil. De pronto se detiene, fija la vista, pliega  las alas y se lanza en picado. Las copas de los arboles que circundan la corriente de agua nos privan del espectáculo final.









Bibliografía: Provincia de Cádiz (Ediciones Gever). y Ayuntamiento de Setenil.

2 comentarios:

  1. Precioso pueblo de nuestra sierra, unas fotografías espectaculares. enhorabuena. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hace casi 45 años que me di un paseo por este pueblo.Por lo visto ha cambiado mucho y me gustaria volver a visitarlo.Teniendo problemas con una rodilla,me gustaria si podeis darme un trck de vuestro recorrido para no tener que buscar las calles.Gracias por adelantado.

    ResponderEliminar