Vereda de Patrite




Ruta:   Vereda de Patrite.




Detalles del recorrido


Cambiamos la costa por el monte. En esta ocasión nos desplazamos a Alcalá de los Gazules para transitar por la Vereda de Patrite en el sendero balizado denominado "Ruta de los Molinos".

La vía pecuaria Vereda de Patriste-Jimena discurre paralela al río Rocinejo por un camino excavado en la roca producto del continuo trasiego de personas y bestias de carga (carboneros, descorchadores, ganaderos y, sobre todo, artesanos de la molienda).






Longitud
 5 km. Lineal.
Dificultad
 Baja.
Tiempo
 3 horas
Fecha
 Octubre/2013
Lugar
 Parque Natural de los Alcornocales.

La valoración de la dificultad, según nuestras apreciaciones, y el tiempo de realización de la ruta se conforman de acuerdo con las características del recorrido de la misma.
Varios son los elementos que tenemos en cuenta para valorar la dificultad del itinerario: el perfil de alturas o variaciones de desnivel, la orografía del terreno y la longitud del recorrido.
En el tiempo de realización interviene, ademas de la dificultad del itinerario, la contemplación del entorno natural y étnico que se encuentran en el trayecto.
Por supuesto estas valoraciones no tienen que coincidir con las estimaciones de otras personas, son totalmente orientativas. Planifica bien el recorrido y ten en cuenta un elemento determinante, la climatología.



"Lo importante no es el fin del camino, sino el camino.
 Quien viaja demasiado aprisa se pierde la esencia del viaje" (Louis L'Amour).




RUTA


Las Fuentes Pozo.

Estamos en Alcalá de los Gazules, una ciudad para compartir, así reza su carta de presentación. Paramos a desayunar cerca del cruce de la carretera que se dirige a Puerto Galiz. "Café de pucherete" nos dice el camarero; el paso del tiempo convierte lo tradicional en extraordinario. 


En esta zona existen tres edificaciones del siglo XIX construidas para el abastecimiento de agua. Conocidas como Fuente Pozo Arriba, Fuente Pozo Enmedio y Fuente Pozo Abajo.

Cerca de la entrada a la Fuente Pozo de Arriba se tienen vistas de la villa. En el cerro donde se asienta la población sobresalen los restos del castillo mulsuman y el campanario de la iglesia. 

Restos del torreón del castillo musulmán.

Campanario de la  Iglesia Mayor Parroquial de San Jorge.

 Ademas, al N.E., se obtienen vistas hacia el Parque Natural de Los Alcornocales. 


Las Fuentes-Pozo suministraban de agua a la gente del lugar, antes de la llegada del agua corriente a los hogares. Servía también como espacio de relaciones sociales y de comunicación de las noticias que sucedían en el pueblo mientras se esperaba el turno para sacar agua de ellos.


Fuente Pozo Arriba.


Fuente Pozo Enmedio.


Fuente Pozo Abajo.






Vereda de Patriste o Patrite.



Tomamos la carretera CA-6201 que en su día pretendía unir Alcalá de los Gazules con Jimena de la Frontera. Un panel en el trayecto informa por donde transitamos, la Vereda de Patriste o Patrite a Jimena.

Tras dejar estacionado el vehiculo junto a la Venta de Patrite comenzamos el sendero por un tramo asfaltado de carretera en el lugar llamado Descansadero de los Caserones de Medrano. Cercanos al descansadero se ubican varios antiguos molinos en manos privadas, que son los molinos de Acebuchal, del Nogal y del Olivar y que por razones obvias no se pueden visitar.

El Descansadero de los Caserones de Medrano era  un sitio dedicado para que los animales trashumantes pudieran pernoctar. Varios gansos y un cerdo vietnamita deambulan por el lugar.

Los cerdos vietnamitas son animales listos y testarudos, pero se les puede domesticar como a un perro, según hemos podido averiguar.



Aquí comienza verdaderamente el sendero "Ruta de los Molinos", como advierte un panel informativo tras la cancela peatonal.

Un destello entre la arboleda parece hacernos un guiño de complicidad por una grata sorpresa que nos deparará el recorrido.


El camino se llamó de los quintos pues lo jóvenes de Jimena iban a inscribirse a Cádiz para el servicio militar, para lo que usaban dos días de camino.
Por otro lado fue vía de comunicación entre las poblaciones de Patrite y la Sauceda y ademas era muy transitado cuando estaban en funcionamiento todos los molinos que jalonan el río.

El sendero se halla bien marcado y con mucha piedra suelta.

A un lado, a la derecha, se encuentran las ruinas de un caserón, que bien podría ser el antiguo ventorrillo de Patrite.


Las rocas de areniscas presentan un aspecto muy horadado. Aspecto causado por los residentes de estos parajes que pasarían con gran frecuencia a moler trigo, dada la gran cantidad de molinos harineros existentes en el trayecto aprovechando los arroyos y ríos que aquí discurren. El servicio de molienda se hacia previo pago de la maquila.



Llegamos a una zona mas abierta del bujeo (Terreno arcilloso con una densa vegetación de acebuches y matorral espinoso). Un gran pino destaca en el paisaje arbóreo.


El sendero discurre sin apenas desnivel pero sigue mostrando bastantes piedras sueltas como amontonadas, seguramente serían destinadas al mantenimiento de la vereda.


La senda continúa hasta un pequeña explanada a modo de mirador natural.  Sobre el paisaje sobresalen los tajos rocosos y las delgadas y lisas lajas de piedra, brotando entre la densa vegetación.


Frente al otero descuellan los tajos rocosos (tayones). Abajo cubierto por la espesa vegetación fluye el río Rocinejo.


Tayones.


La abundancia de roquedos propician un hábitat perfecto para el refugio y nidificación de los buitres.

El buitre nos regala un majestuoso vuelo sobre el río.


En la otra orilla del río y detrás de un gran eucalipto,  se divisa parte de  los restos del de molino harinero "Castro de Abajo". 




El sendero sigue buscando sortear una gran pared de piedra.

Encima de la gran pared pétrea vemos una figura, pero no, no es un buitre.

Resulta ser uno de nuestro grupo que se ha encaramado encima de la roca para disfrutar del paisaje.

Un mirada atrás desde lo alto de la gran pared de piedra.




El sendero se abre paso en un pasillo excavado en la roca.


La senda se separa  del curso fluvial, por un camino semi-empedrado. Tras superar un zona mas angosta,  las lajas y grandes rocas exhiben sus variopintas figuras.


Camino empedrado.

Aguja de Patrite.

Lajas de areniscas.

Tayones.

Roca mosaico.

Pero alto, cercana a la roca mosaico un figura inmóvil en un intento de pasar desapercibida llama nuestra atención  Prismáticos al canto y la sorpresa que nos guarda la ruta es la visión de una hembra de corzo. Como petrificada nos observa fijamente. El avistamiento nos emociona pues este cérvido es mas complicado de ver en el monte por su carácter esquivo.

El corzo (Capreolus capreolus) es la especie de cérvido más pequeña que habita en Los Alcornocales. Sus hábitos son crepusculares, es decir, es activo preferentemente al anochecer y al amanecer, cuando las temperaturas son más suaves, viéndoselo rara vez durante el día, que suele pasar escondido entre la espesa vegetación o en lugares deshabitados.

Cuando se ve descubierta emprende una rápida huida ocultándose en la arboleda. Aun así seguimos notando su presencia entre el matorral. ¿Por que no termina de abandonar el lugar?.

La respuesta es que a unos metros, en la ladera del cerro, su cría sigue alimentándose ajena a nuestra presencia.



Continuamos nuestro camino y aprovechamos cualquier pedrusco para ganar vistas a los alrededores.


En diversos puntos del recorrido se divisa el inconfundible estampa del pico Montero (912 m), en la Sierra del Aljibe, cerrando el horizonte. Inconfundible por el esférico radar situado en su cumbre.



El sendero balizado acaba en una planicie al lado del los ruinas de un molino harinero. Un cartel informa del final de trayecto.

Este final de sendero señalizado coincide con las ruinas del molino de los Espartiores o de los Repartidores, que apenas resisten algunos muros levantados y esta prácticamente absorbido por la vegetación.

Una cancela en la malla cinegética abre un paso para cruzar el río Montero, tras una breve bajada.

Cruzamos el río entre las piedras y las adelfas.


El río del Montero continúa su curso uniéndose con el río Rocinejo cerca del lugar donde nos encontramos.


Uno de los objetivos marcados en esta ruta era llegar a aquí, a esta cancela que continua con la Vereda Patrite a Jimena, pues queremos programar otras rutas que enlacen con esta.  

Una nueva mirada al pico Montero.


"Ruta de los Molinos" sin un molino en condiciones representativo de la concentración de molinos harineros que en esta zona se encuentran. Esto no puede quedar así.

Aguas arriba del río Montero se ubica el molino Pasada de Cantos, aunque en estado ruinoso, mantiene parte de su estructura en pie.



Molino harinero Pasada de Cantos.



Este molino conserva parte de su maquinaria.


Funcionamiento de un molino harinero:
El ingenio aprovechaba la energía del agua, que era conducida desde el cauce del río por una acequia llamada cao hasta un pozo o depósito (cubo). Desde aquí el agua almacenada era liberada y dirigida a presión sobre una rueda con aspas (rodezno), que mediante un eje transmitía el giro a una piedra móvil (corredera o volandera), por encima de otra fija (solera). 
El grano, vertido entre ambas a través de una tolva (especie de embudo), era molido por el rozamiento de ambas piedras (muelas), sobre las que se tallaban estrías que expulsaban la harina.
Estas estrías, sometidas a un importante desgaste, debían ser repasadas frecuentemente, lo que obligaba a otro ingenio igualmente curioso: la cabria, especie de grúa que permitía el volcado de la piedra superior, y el acceso a la fija, operación que, dado el peso de las muelas, exigía más maña que fuerza.





El regreso.

Volvemos sobre nuestros pasos para desandar el camino que nos ha traído por este esplendido lugar.


En el regreso seguimos disfrutando del encanto de este sendero abierto entre las rocas de areniscas.












Venta de Patrite, Alcalá de los Gazules y Embalse de Guadalcacín.



La Venta de Patrite es sitio singular. Venta con forma añejas, recuerdan sus aledaños las casas de campo antiguas. 
Sus especialidades son el pan cateto, el desayuno con pan de la casa y las zurrapas que elaboran, el refrito de espárragos, el gazpacho caliente, las albóndigas de venado, las tortas fritas y las aceitunas aliñás.



En el camino de vuelta a nuestro pueblo Arcos de la Frontera, volvemos a pasar por Alcalá de los Gazules y haremos una parada para contemplar el estado del Embalse de Guadalcacín.





Otras rutas en el Parque Natural de los Alcornocales

Enlace a otras rutas


Referencias:
Wikipedia.
Cuadernos de senderos de la Junta de Andalucía.
Web de turismo del Alcalá de los Gazules.


5 comentarios:

  1. Magnifico como siempre, ya habéis tenido suerte mira que es difícil fotografiar un corzo con su cria, enhorabuena. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Carlos, sendeando hemos visto venados y gamos pero el corzo es difícil de ver en el monte, lo cual nos alegró bastante. Gracias por tu elogio, saludos.

      Eliminar
  2. Bonita ruta trotones, es una delicia ese molino con parte de su maquinaria aun en pie. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ruta corta pero entretenida. Sensacional ver esa maquinaria en el interior del molino. Saludos Jesús.

      Eliminar