Montejaque-Romanadero




Ruta:   Montejaque-Torcal de Romanadero-Miradores del Karst.


"Lo importante no es el fin del camino, sino el camino.
 Quien viaja demasiado aprisa se pierde la esencia del viaje" (Louis L'Amour).



Detalles del recorrido


Recorrido por el relieve calizo de la Sierra de Juan Diego con formaciones características: torcales, lapiaces, dolinas y poljés; un verdadero templo del karst.

Partiendo del pueblo malagueño de Montejaque nos introduciremos en plena Sierra de Juan Diego. En primer lugar tomaremos la Vereda de la Fuente de Libar desviándonos, pasado un par de kms., para cruzar el Torcal del Romanadero.

El difuso sendero nos traslada a los Hoyos de la Terrona, lugar salpicado de hermosas dolinas, que tras atravesarlas llegaremos a una alambrada al limite del Rodadero de Benaoján. Desde la parte mas elevada del recorrido, junta a la alambrada, en un improvisado mirador natural, alcanzamos magnificas vistas a esta sierra, al Valle del Guadiaro y a la Serranía de Ronda.

Regresaremos a Montejaque cruzando la "Era de la Niña Chica" y tras superar un muro calizo natural disfrutaremos de las vistas al pueblo desde el Mirador del Karst.




Montejaque.
Montejaque está situado en las estribaciones de la Sierra de Juan Diego, rodeado por los cerros Mures, Tavizna y Hacho. Su termino municipal se ubica en el Valle del Guadiaro, valle que separa la Serranía de Ronda del Macizo de Libar. Montejaque deriva del topónimo árabe Montexaque que significa montaña perdida.



Torcal del Romanadero.
El Torcal del Romanadero se sitúa en la sierra de Juan Diego dentro del Macizo de Libar. A pesar de ser un lugar con índices muy elevados de pluviometría, el agua apenas es visible en la superficie. Penetra por infinidad de fracturas y rendijas, generando en ocasiones grandes galerías de entrada, como es el caso de las simas y cuevas.
En la superficie, provoca, tras miles de años, la erosión y el desgaste de las calizas creando multitud de oquedades y recovecos, que pueden ir desde las estrías o agujas (lapiaces) a multitud de caprichosas formas (torcales) que podemos observar en las rocas, y pequeñas o grandes depresiones producidas por el colmatación o hundimiento del suelo (dolinas y poljes).





Karst de la Sierra de Juan Diego.
La Sierra de Juan Diego o de Benaoján conforma uno de los paisajes característicos del Macizo de Líbar, de aspecto áspero e inhóspito, en un ambiente muy desforestado formado de tajos, riscos, canchas y pastizales dispersos. Su máxima altitud es El Ventana (1.298 m). Se echa de menos las encinas, aunque algunas, de forma aislada, sobreviven en medio desfavorable por el intenso pastoreo.




Mirador del karst en Montejaque.
El Mirador del Karst forma parte de la Red de Miradores de la Serranía de Ronda y el Parque Natural Sierra de Grazalema. Situado en el cerro del Castillo, en la parte alta de Montejaque, junto al Barrio Nazarí. Esta equipado con protecciones de madera, fuente de agua y merenderos a la sombra de pinos de repoblación. Se consiguen vistas de Montejaque, el Valle del Guadiaro, de la Serranía de Ronda y del Macizo de Líbar.





Mapa del recorrido.

Longitud
 10,5 km. Circular
Dificultad
 Media.
Tiempo
 6 horas
Fecha
 Marzo/2014
Lugar
 Macizo de Líbar.

Perfil y distancia de la ruta.

La valoración de la dificultad, según nuestras apreciaciones, y el tiempo de realización de la ruta se conforman de acuerdo con las características del recorrido de la misma.
Varios son los elementos que tenemos en cuenta para valorar la dificultad del itinerario: el perfil de alturas o variaciones de desnivel, la orografía del terreno y la longitud del recorrido.
En el tiempo de realización interviene, ademas de la dificultad del itinerario, la contemplación del entorno natural y étnico que se encuentran en el trayecto.
Por supuesto estas valoraciones no tienen que coincidir con las estimaciones de otras personas, son totalmente orientativas. Planifica bien el recorrido y ten en cuenta un elemento determinante, la climatología.




RUTA

Plaza del Ayuntamiento de Montejaque. El reloj del consistorio marca pasadas la 8:50. Tomamos la calle a la derecha buscando las casas de la salida del pueblo en dirección a los Llanos de Líbar.



La figura puntiaguda del cerro Tavizna sobresale por encima de los tejados montejaqueños.



Las rocas forman parte del callejero del pueblo. El Hacho cierra el paisaje.



Fuente del Pilar. Situada esta fuente a la salida del pueblo por la antigua calle del Tajo, antaño servía de abrevadero a viajantes y campesinos.




Atrás queda Montejaque. Seguimos discurriendo por la cañada que forma la Sierra de Líbar y la del Hacho.



Una baliza marca el sendero GR7 E4 Tarifa-Atenas a su paso por Montejaque.



Vereda de la Fuente de Líbar. A nuestra izquierda el tajo del Canchuelo.



Por la derecha el Llano del Almendral y la Sierra de Montalante.



A medida que transitamos por la Vereda de la Fuente de Libar ganamos altura.



Antes de tomar la curva a la derecha nos internaremos por la depresión que forma la ladera. 



Con cierta dificultad, por lo imprecisa, ascendemos por una senda poco utilizada.



Tomamos contacto con las irregulares formas del torcal del Romanadero.









Disfrutamos este bello paisaje calizo reconociendo imaginariamente múltiples formaciones: torres, fortalezas, totems, dragones y otros animales.








































La roca tortuga marca el final del torcal.



El sendero se abre paso en el roquedo hacia los Hoyos de la Terrona.



Hoyos de la Terrona. Llegados a este punto tenemos un cruce de sendas y a la par se nos abre un dilema hacia donde dirigirnos.



Por la derecha, la senda asciende hacia el Pico Ventana, máxima elevación de esta sierra.



Por la izquierda, bajando por los Hoyos de la Terrona y siguiendo hasta el puerto del Quejigo  aparece una pequeña vereda que lleva hasta “El Fuerte”, una curiosa formación caliza.



Pero ponemos la vista al frente donde traza una alambrada que limita con el Rodadero de Benaoján. Nos puede el afán exploratorio y nos dirigimos hacia allí.



Cruzamos de parte a parte los Hoyos de la Terrona.



Un rebaño de cabras montes alertadas con nuestra presencia se refugian en la parte alta del canchal. Mas tarde volveremos a verlas.



Dejamos a un lado una construcción circular, posiblemente un nevero colmatado, 






Arribamos a la alambrada improvisando nuestro mirador al Karst. Vislumbramos entre otros el Valle del Guadiaro y la Serranía de Ronda.


Alambrada arriba la cumbre del pico Ventana.


Un buitre leonado nos sobrevuela, con el nos vamos a otear el paisaje y el horizonte.



Karst en la zona interior de la Sierra de Juan Diego.



Sierra del Gastor.



Cerro Malaver.



Olvera.



La Meseta de Ronda la Vieja emerge en la mella de la crestería del Hacho de Montejaque.



Mures, la Escarihuela y Arriate.



La ciudad de Ronda.



El Tajo de Ronda, ampliado.



La Estación de Benaoján.



El curso del río Guadiaro y la carretera a Cortes.



Monte Prieto.



El Cancho del Conio.



Peñón de Benadalid y, abajo, Jimera de Líbar.



Hacho de Gaucín.



Bajamos a los Hoyos de la Terrona por la vertiente contraria a la que llegamos a ellos.












Las cabras instaladas en la alto del roquedo observan como abandonamos el lugar.












Accedemos al Puerto del Quejigo, sin quejigos, y comenzamos un intrincado descenso.






Durante la bajada se divisa Montejaque y Ronda.






Una curiosa nube se forma sobre el Hacho.



Acabado el descenso atravesamos la Era de la Niña Chica buscando un paso hacia Montejaque.



El muro natural que tenemos que salvar.






Desde arriba del muro natural se avista Montejaque.










Una angarilla-somier nos da entrada en el pueblo.



Tomamos el camino al Mirador de Karst en la zona del Castillo.



Mirador del Karst.






Polje de Benaoján.



Tajo de la Cruz.



Vista general del Montejaque.



Hacho de Montejaque.



Plaza de la Constitución.



Barrio Nazarí.



Dejamos el mirador y continuamos bajando por el Barrio Nazarí.



El reloj del Ayuntamiento marca la 14:47 horas, hemos tardado seis horas justas en el recorrido. Detras del campanario se avista el Mirador del Karst.




Otras rutas en el Macizo de Líbar




6 comentarios:

  1. Preciosa ruta, gracias por compartirla. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Yo seguí el track que me facilitaron en la oficina del ayuntamiento de Montejaque, pero fue bastante complicado, en muchos tramos mas que camino era campo a través

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes, voy a realizar esta ruta o parecida el próximo domingo. ¿Podeis facilitarme el Track? Muchas gracias

    ResponderEliminar