Vejer-Hijuela de Catalina Perez-Molinos de Buenavista



Ruta:   Vejer-Hijuela de Catalina Perez-Molinos de Buenavista.





Detalles del recorrido


Ruta en Vejer de la Frontera para contemplar los molinos harineros de viento situados en el cerro de Buenavista. El recorrido circular transita por la hijuela de Catalina Perez donde se encuentra un sorprendente y esplendido túnel de vegetación.




Longitud
 8 km. Circular.
Dificultad
 Media-Baja.
Tiempo
 3 horas.
Fecha
 Otoño/2016
Lugar
 La Janda Litoral-Vejer de la Frontera


  • La valoración de la dificultad y el tiempo de realización de la ruta se conforman de acuerdo con las características del recorrido, según nuestras experiencias y apreciaciones. Por supuesto estas valoraciones no tienen que coincidir con las estimaciones de otras personas, son totalmente orientativas.
  • Varios son los elementos que tenemos en cuenta para valorar la dificultad del itinerario: el perfil de alturas o variaciones de desnivel, la orografía del terreno y la longitud del recorrido.
  • En el tiempo de realización comprende, ademas de la mayor o menor dificultad del trayecto, las pausas para contemplar el entorno natural y el patrimonio étnico que se encuentran en el itinerario.
  • Recomendación: Cuando salgas de ruta, planifica bien el recorrido y ten en cuenta un elemento determinante, la climatología. El éxito de la ruta consiste en disfrutar de la experiencia y volver a casa sin problemas.

"Lo importante no es el fin del camino, sino el camino.
 Quien viaja demasiado aprisa se pierde la esencia del viaje".


"No esperes el momento perfecto, toma el momento y hazlo perfecto".

"Conocer para amar.

Amar para conservar".




*Pincha sobre una imagen y podrás verlas todas en pantalla completa*

RUTA

Este recorrido se inicia junto a la oficina de turismo vejeriega hacia la calle Cruz de Conil, lugar donde se obtiene una magnifica panorámica de Vejer.

Al final de la calle Cruz de Conil se halla un molino de viento con el mismo nombre de la calle.

Molino de viento de la Cruz de Conil.

En el pasado, los molinos de viento sirvieron para moler el trigo; a día de hoy forman parte del paisaje y constituyen una parte importante del legado histórico de Vejer de la Frontera. Estos molinos fueron construidos siguiendo el modelo Cartagenero, una construcción más sólida con una torre de menor altura y paredes más gruesas, que se adaptaba mejor a los fuertes vientos que soplaban en todo el litoral de La Janda. Su superficie es de aproximadamente unos treinta metros cuadrados y están formados por dos partes diferentes: una base ligeramente tronco-cónica y el techo. La base está construida con fuertes muros de mampostería de hasta 1,5 metros de altura. El techo es una estructura cónica de madera cubierta por una capa de zinc y se encuentra apoyado sobre una estructura de madera llamada telar que le permitía rotar, pudiendo así orientar las ocho aspas hacia el viento dominante. Después se desplegaban las cuatro velas dependiendo de la fuerza de éste.

Estos molinos poseen dos plantas. La planta baja estaba destinada a la recogida de la harina y albergaba además una pequeña zona de cocina debajo de unas escaleras de caracol que daban a la planta alta, donde tenía lugar la molienda. El molinero depositaba el trigo en la tolva, una estructura en forma de embudo que permitía que éste cayera sobre las piedras molederas: la solera móvil y la volandera fija.

El sendero desciende hacia el cruce de la Venta de los Olivos y el Hospital de la Janda.







Desde la glorieta se sigue, durante un corto tramo,  por la carretera que se dirige a El Palmar.

Se deja la carretera, marchando por la Vereda de la Villa hacia el paraje de Catalina Perez.







El caserío de La Muela de Vejer


Los molinos de viento en la cima del cerro Buenavista.




En un cruce de caminos, por la izquierda, tomamos la hijuela de Catalina Perez.



Fuente de Catalina Perez.


Tunel de vegetación en la hijuela de Catalina Perez.





Cuando alcanzamos la zona alta del cerro Buenavista se consiguen "buenas vistas" de Conil y sus playas, la torre de Castilnovo, la playa de El Palmar y el Pinar de la Breña, a la vez que campos de cultivo.


Conil de la Frontera, se aprecian las torres de Guzman y Roche.

Torre de Castilnovo.

Torre de El Palmar.

Pinar de la Breña.


Se continua por la carretera de los Soldados en la loma de Buenavista donde se observan los molinos de viento protagonistas de esta ruta.

Molino harinero de viento de Morillo. Este molino es de propiedad privada y está ubicado en la zona donde se encuentra la pizzería Il Maccinino. Fue construido a mediados del siglo XIX. Ha estado funcionando hasta mediados de los años setenta del siglo pasado y todavía conserva su techo, aspas y maquinaria originales.




Molino harinero de viento de Márquez. Este molino es de propiedad privada y fue construido en 1906. Su dueño lo restauró completamente entre 1971 y 1972. Repuso todas las piezas deterioradas de la maquinaria y cubrió el techo con una capa de zinc tradicional. Gracias a estas labores de restauración, su estado de conservación es aceptable.

Molino harinero de viento de Santa Inés Este molino, también llamado molino del Duque o del Marqués, es el más antiguo del pueblo. Fue mandado a construir por el Duque de Medina Sidonia (Marqués de Villafranca) en los altos de Buenavista en el siglo XVIII. Su descripción es similar a la del resto de molinos, con la única diferencia de que su base está labrada en sillería mientras que los demás molinos están construidos de mampostería. A día de hoy, este molino es de propiedad municipal. El entorno del molino ha sido reparado, creándose una zona ajardinada de recreo.

En el  molino de Santa Inés conocimos a Lorenzo Groso que amablemente nos enseño el interior del edificio.

El itinerario no hace pasar junto a El Santo, una figura que pertenece al antiguo Convento de los Remedios. Desde este punto tenemos las mejores vistas de Vejer.




Molino harinero de la Cruz de Conil: Este molino fue construido por el molinero Cartagenero Francisco Conesa en 1855 en “unos terrenos baldíos cedidos por el Ayuntamiento” (zona donde se encuentra la actual calle Cruz de Conil). En 1881, los herederos de Francisco vendieron el molino a Francisco Guerrero Rubio. A día de hoy, la zona donde se encuentra situado es de propiedad privada. Su localización estratégica permite divisarlo desde diferentes puntos del pueblo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada