Torres atalayas entre El Palmar de Vejer y Conil



Sendero:   Torres atalayas entre El Palmar de Vejer y Conil
Señalizado:  No.


Longitud
12 km. Circular
Dificultad
Baja.
Tiempo
4 horas
Fecha
Julio/2012
Lugar
Costa de Trafalgar


Cómo llegar: El sendero comienza en el Palmar de Vejer. Se puede llegar desde Vejer de la Frontera por la A-2230, o desde Conil y Barbate por la A-2233




Detalles del recorrido

Esta ruta conecta el núcleo rural de El Palmar de Vejer con el núcleo urbano de Conil de la Frontera, recorriendo las playas y torres vigías del litoral de los términos municipales de Vejer de la Frontera y Conil de la Frontera.

Mapa de la ruta.
- Comienza la ruta en la magnífica playa de El Palmar en la punta Roque del Este donde se ubica la torre vigía Torre Nueva o de El Palmar. Esta torre formaba parte de un interesante sistema defensivo del siglo XIII promovido por Alonso Pérez de Guzmán, “el Bueno”, aprovechando las ventajas de visibilidad que ofrecía su estratégico emplazamiento costero. Estas atalayas o torres de almenara constituyeron así la línea defensiva del territorio. 
- A continuación se alcanza el arroyo Conilete, que hace de límite entre Vejer y Conil, dando acceso a la playa y el prado de Castilnovo, donde se encuentra la torre del mismo nombre. En este punto, en el que se produce el contacto de la campiña con el litoral, la ruta se adentra en tierras ganaderas y cruza el río Salado, para acceder a Conil de la Frontera.





Conil de la Frontera

El casco antiguo de Conil posee un entramado de calles estrechas y empinadas unido a un conjunto amurallado originario de principios del siglo XVI que actualmente conserva sus puertas y algunas torres; el pasado agrario y pesquero del pueblo mantiene su fisonomía de casas encaladas y una configuración urbanística de calles perpendiculares a la costa.





Torres atalayas de la Costa de Trafalgar

La costa atlantica andaluza se encuentra salpicada de numerosas torres vigia y atalayas que conformaban un conjunto defensivo frente a ataques enemigos. Mediante un sistema de señales de humo por el día y fuego por la noche, cada torre era capaz de alertar a las torres vecinas y, a su vez, a las poblaciones cercanas. En esta ruta vamos a conocer la torres de El Palmar, de Castilnovo y la de Guzmán.


Torre Nueva o de El Palmar. 
Posee planta trococónica y está situada sobre un promontorio de la playa en el limite de pleamar. Mientras que las torres de planta cuadrada son típicamente señoriales, las de planta circular era mandadas a construir por el rey y seguian diseños estandarizados.



Torre de Castilnovo. 
Tiene planta cuadrada y el acceso al interior se realiza a través de una escalera de piedra situada en la parte posterior. Exteriormente se compone de dos cuerpos de similares dimensiones mas un parapeto para la defensa de la azotea.


Torre de Guzmán. 
La planta del edificio es aproximadamente cuadrada y sus muros tienen una ligera inclinación. La ultima de sus tres plantas está rematada por almenas y merlones con albardilla a cuatro aguas. También hay cinco ladroneras, cuatro de ellas colocadas en las esquinas, que posiblemente fueron empleadas como garitas. Esta parte superior de la torre esta decorada con pinturas de motivos gometrico, con rectángulos y patrones ajedrezados.




RUTA

Comenzamos la ruta en un promontorio justo en la linea de pleamar donde se ubica un puesto de vigilancia de playa en la azotea de un bunker. A pocos metros se encuentra la Torre Nueva o de El Palmar una de las tres torres que vamos a contemplar y que nos serviran de referencia del recorrido.

Torre Nueva o de El Palmar. La puerta de acceso al interior de esta torre se encuentra a varios metros de altura y dispuesta en el lado opuesto al mar. De este modo aumentaba la defensa frente a un posible asedio.  Actualmente se encuentra reformada.

La torre almenara es troncocónica de apariencia similar a las torres de Meca y del Tajo, estas dos ultimas en la Breña de Barbate. Construida en el S. XVI, se utilizaba para la comunicación y defensa del territorio.

Nos despedimos de nuestros amigos Joseleja y Fernando Castro que se encontraban de vacaciones en este lugar y con los que hemos compartido un buen desayuno.

Desde la azotea del bunker admiramos la playa de El Palmar. Esta playa es de fina y dorada arena y una de las más grandes de toda la comarca de La Janda. Cuenta con 4.200 metros de longitud con una anchura media de 80 metros en muchas de sus zonas. Sus aguas son muy limpias y de poca profundidad. 

Nos ponemos en marcha por la barriada de El Palmar en sentido norte. Esta barriada está separada del litoral en muchas de sus zonas por dunas naturales, y para preservarlas cuenta con pasarelas de acceso a la playa.

Agotada la pista asflatada de la barriada El Palmar sale a nuestro paso el arroyo Conilete, formando un pequeño estuario. Lo franqueamos por su desembocadura en la playa.

Nos introducimos en el Prado de Castilnovo por un sendero bien marcado. Aparecen vistas de la torre de Castilnovo y de Conil al fondo.

Antes de llegar a la torre surge a un lado del camino un bunker de los muchos que se localizan por la costa.

Curioseamos el enorme y bien conservado  bunker. Vista de la parte frontal orientada hacia la defensa de la costa.

Seguimos avanzando aproximándonos a los aledaños de la torre de Castilnovo.

La torre de Castilnovo está a 100 metros del mar, a 40 metros aproximadamente de la playa de Castilnovo y tiene 17 metros de altura.

 La torres esta hueca y es visitable.

Se accede a la torre por unas escalerillas de piedra por la parte este.

Tiene una planta cuadrada a unos 2 metros del suelo y un hueco cilíndrico que en su tiempo sirvió para una escalera de caracol de madera.

En la parte que mira al mar hay abiertos en el muro 3 vanos. Actualmente los huecos de vigía están habitados por palomas.

La torre se construyó en la primera mitad del siglo XVI. Sirvió de torre vigía y de atalaya para la almadraba.

Pertenecía a la fortaleza-poblado de Conilete (destruido en su totalidad por el tsunami de 1755), que le dio nombre a un arroyo cercano. Se aprecia en sus alrededores las trazas de su amurallado.

Esta labrada con piedra ostionera, trabada con mortero de cal, reforzandose sus cuatros esquinas con sillares.

La torre de Castilnovo es la más importante de Conil después de la torre de Guzmán. En la actualidad se encuentra en estado de ruina consolidada.

En la parte que mira al mar hay abierto 3 vanos y posee una espadaña.

Vista de la espadaña, cuya campana quizas sirviese par llamar a rebato y también al servicio de la pesquera.

Conecta visualmente con la torre de Meca situada en el promontorio que se divisa al fondo.

Ampliando la vista se aprecia la Torre de Meca, en lo alto del cerro, casi tapada por el vasto pinar de la Breña de Barbate.

A un lado de la torre de Castilnovo se halla el Vértice Géodesico V.G. 107335  con una altitud sobre el nivel medio del mar 5,10 metros.

También en las cercanías de la torre se localiza una monolito.

Dejamos la torre de Castilnovo y nos seguimos adentrando en el Prado de Castilnovo. En este lugar se mezcla el campo con el mar.

Conil cada vez mas cerca. Este prado también ha servido como campo de trigo o para pasto del ganado retinto.

Llegando a las inmediaciones de Conil y cerca del río Salado se encuentra el Pozo del Prado. Se trata de un pozo de grandes dimensiones, construido  de mampostería de piedra. En su parte posterior hay un largo pilón.

Un puente nos sirve para cruzar el río Salado y acceder a la ciudad de Conil.

El Río Salado, en una orilla el caserío de Conil y en la otra el Padro de Castilnovo como podemos comprobar.

Callejeamos por el pueblo destino a la torre de Guzmán. Cruzamos por la Puerta de la Villa.  Una de las cuatro puertas principales que han quedado del antiguo recinto amurallado.

Accedemos a una amplia plaza donde se encuentra la Torre de Guzmán.

Guzmán El Bueno, para advertir ataques musulmanes amuralló la costa y la almadraba con la construcción de un castillo (torre de Guzmán).

Ubicada a otro lado de la plaza se muestra la parroquia de Santa Catalina, mezcla de un estilo gótico y mudéjar.

Espadaña de la iglesia de Nº Padre Jesús Nazareno situada frente a la torre.

La puerta de acceso se encuentra al oeste. La Torre de Guzmán fue el origen de Conil, el nucleo alrededor del cual se fue formando la villa medieval a lo largo de los siglos XIV y XV. Tanto es asi que Torre de Guzmán fue el nombre de la localidad durante un tiempo.

Desde este lado de la torre vemos cuatro de las cinco ladroneras, tres de ellas colocadas en las esquinas, que posiblemente fueron empleadas como garitas.

Estrechas escaleras en el interior para subir a la azotea de la torre.

Puerta de acceso a la solana de la torre.

Unas de las cuatro esquinas de la torre. Las cuatro esquinas son prácticamente idénticas. Se aprecian las almenas y los merlones con albardilla.
Al oeste la Playa de los Bateles, junto a la desembocadura del Río Salado, como continuación de la de Castilnovo. Una playa abierta, con fuerte oleaje.

Abajo las murallas del antiguo castillo.

Mirando al noroeste a continuación del paseo marítimo esta la playa de la Fontanilla.

En el otro extremo de la ensenada de Roche vislumbramos el faro de Roche y a su derecha la Cala del Aceite.

El recinto amurallado tenía en sus ángulos y esquinas unos contrafuertes o cubos utilizados para disponer en ellos puntos de vigilancia y de defensa con piezas de artillería.

Al norte la Iglesia Nª Sª de las Virtudes y a su derecha el Ayuntamiento de Conil.

Al este de nuevo la Iglesia de Santa Catalina.
La Chanca a la espalda de la iglesia de Santa Catalina. La Chanca es sin duda uno de los monumentos más emblemáticos de Conil, y sus imponentes muros perimetrales encierran una superficie de más de 7.500 m². La almadraba de Conil de la Frontera fue durante la baja Edad Media (siglos XIV y XV) y el Antiguo Régimen (siglos XVI al XVIII), junto con la de Zahara de los Atunes, una de las grandes almadrabas históricas, propiedad de la Casa Ducal de Medina Sidonia.

Al sur entre los trenes de dunas y el mar se forman lagunas de aguas someras que se recargan cuando sube la marea y que son muy frecuentadas por las aves.

Alineadas con esta torre se avistan las torres de Castilnovo y la de El Palmar.

Al suroeste la playa de Castilnovo frontera con la localidad vejeriega, se sitúa al sur del municipio de Conil, y tiene difícil acceso. Castilnovo es una playa solitaria, casi virgen.

Abandonamos la torre y volvemos al puente sobre el río Salado para iniciar el regreso a El Palmar, ahora, por la orilla del mar.

Junto a la desembocadura del río Salado se desarrolla una pequeña marisma surcada por caños.

Nos alejamos paulatinamente de Conil transitando por esta espaciosa playa de Castilnovo. 

A medio camino del retorno divisamos la torre de Castilnovo, una de las protagonistas de nuestra ruta.

Acabando el recorrido junto a la torre Nueva o de El Palmar. La playa esta bastante concurrida de gente. Como no podía ser de otro modo disfrutamos de un magnifico baño en las claras aguas de esta playa.

Ah y de unas sardinas, las reinas gastronómicas del verano.


2 comentarios:

  1. Interesante blog, me sera de gran ayuda, me quedo por aqui con vuestro permiso.
    www.anibalandrade.blogspot.com.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo, bien que te haya gustado. Saludos Anibal,

      Eliminar