Cabo de Plata-Cabo de Gracia




Ruta:   Cabo de Plata-Cabo de Gracia


"Lo importante no es el fin del camino, sino el camino.
 Quien viaja demasiado aprisa se pierde la esencia del viaje" (Louis L'Amour).



Detalles del recorrido


Ruta por las estribaciones de la Sierra de la Plata que se internan en el Océano Atlántico conformando, entre ambas, una hermosa bahía, la Bahía de Plata. En estas estribaciones, Cabo de Plata y Cabo de Gracia, se asientan sendas torres almenaras cuya misión era alertar de las incursiones de los piratas turco-berberiscos allá por los siglos XVII y XVIII. La vista se embelesa contemplando hermosas calas de fina arena y en la mezcla de los tonos verdes y azules del mar. 


Zona de la ruta.


Longitud
 9 km. Circular
Dificultad
 Media.
Tiempo
 4 horas
Fecha
 Verano/2014
Lugar
 Parque Natural del Estrecho.

La valoración de la dificultad, según nuestras apreciaciones, y el tiempo de realización de la ruta se conforman de acuerdo con las características del recorrido de la misma.
Varios son los elementos que tenemos en cuenta para valorar la dificultad del itinerario: el perfil de alturas o variaciones de desnivel, la orografía del terreno y la longitud del recorrido.
En el tiempo de realización interviene, ademas de la dificultad del itinerario, la contemplación del entorno natural y étnico que se encuentran en el trayecto.
Por supuesto estas valoraciones no tienen que coincidir con las estimaciones de otras personas, son totalmente orientativas. Planifica bien el recorrido y ten en cuenta un elemento determinante, la climatología.




RUTA

Comenzamos el recorrido en un punto intermedio entre las Puntas de la Plata y de Gracia, pertenecientes a la Sierra de la Plata tarifeña.




Nuestra primera mirada se dirige al Cabo de Plata, la punta mas al norte de esta sierra. En el extremo rocoso se instala un bunker construido durante la Segunda Guerra Mundial. Ente las casas y la vegetación apenas se distingue la Torre Nueva o del Cabo de Plata.




En el otro extremo, al sur, de la Bahía de Plata se manifiesta la Punta de Gracia.




Coronando esta estribación, la Torre Vieja o de Gracia hoy convertida en faro, Faro de Camarinal.




Según avanzamos hacia la urbanización de Atlanterra ganamos altura y vistas a la encantadora Playa de los Alemanes.




La grandes rocas de areniscas se mezclan con las elitistas construcciones del lugar.




Nos encaramamos en una roca que sirve de privilegiado mirador.




Ensenada de Barbate.




Barbate, Vejer y Zahara de los Atunes.




Acantilado de Barbate, el Pinar de la Breña y la Torre de Tembladera o del Tajo.




Cabo de Trafalgar, con su faro y tómbolo, y los Caños de Meca.




Zahara de los Atunes en la falda de la Sierra del Retín.




Los cerros y las lomas del Almarchal sembrada de aereogeneradores.








Del cielo bajamos al suelo. Estamos en la Playa del Cabo de Plata y nos dirigimos al bunker.




El bunker muy visitado por los bañistas y aficionados al arte de la pesca.




Esta construcción defensiva del Cabo de Plata actúa como límite entre la playa de Atlanterra y la playa de los Alemanes. Se trata de un pequeño bunker de la guerra civil construido sobre 1940, que estaba artillado con armas pesadas.




El acceso al bunker presenta cierta dificultad.




Por la derecha del bunker  se divisa la Ensenada de Barbate.




La villa y la playa de Zahara de los Atunes.




Vejer, arriba; Barbate, abajo.




La bonita panorámica de la Punta de Gracia que se obtiene desde el  bunker se contrapone a la descuidada y sucia parte interior donde se acumula una gran cantidad de basura.




Azotea del bunker.




Abandonamos el bunker y bajamos a roquedo.








En la bajamar se forman piscinas entre las rocas que hacen las delicias de los mas pequeños.








Subimos a la carretera pues por la costa es imposible continuar.




Al final de una empinada escalera encontramos la Torre Nueva o de Plata. Se encuentra desmochada, rebajada hasta la altura del chalet en cuyo jardín se encuentra y camuflada por una tupida vegetación.




Torre Nueva o del Cabo de Plata.
La Torre del Cabo de Plata, es la más occidental de las almenaras de Tarifa. Su enlace óptico hacia poniente era la Torre de Zahara y hacia levante la del cabo de Gracia.

Al comenzar el siglo XVIII era su torrero Gaspar Rodríguez, que en 1716 recibía 60 reales mensuales de salario, obtenidos del arrendamiento de la dehesa del Valle.

Se dispone en las referencias escritas de una breve descripción de 1826: "Como a media legua más allá se encuentra la torre llamada nueva o de la Plata, de figura cuadrada de 9 varas de lado, próxima a la mar y en el cabo de Plata, que la forma tierra que abriga una cala al levante de buen fondeadero para buques menores; esta torre se conserva en regular estado".

En 1840 ya se la había conceptuado como de estado regular, sin torrero y el Derrotero General del Mediterráneo, obra muy fidedigna, no la mencionaba como referencia para navegantes en 1883. Debía encontrarse por entonces desmochada, estado similar al que tenía hacia 1970. Unos años después quedó integrada en una vivienda ajardinada, rebajándose su altura hasta los aproximadamente cuatro metros que tiene actualmente. Su aparejo, de mampostería horizontales enripiadas, ha quedado parcialmente oculto por una densa cobertura de hiedra. En conjunto, las fuentes resultan muy imprecisas respecto a su historia.

Información extraída de http://www.tarifaweb.com


Seguimos el recorrido transitando un tramo junto a la carretera que se interna en la urbanización de Atlanterra.




Bahía de Plata.




En cuanto tenemos ocasión bajamos a la linea costera.




En esta parte de la bahía predomina el abrupto roquedal.




Se observa la Torre de Cabo de Plata, semitapada por las palmeras y las casas.




El bunker de Atlanterra emergiendo de acantilado.








Cruzamos de parte a parte la hermosa Playa de los Alemanes.




Alcanzamos el otro extremo de la playa cubierta de acantilados.




Arriba se avista, parcialmente, la Torre Vieja o de Gracia.




Emprendemos el ascenso a la parte superior del Cabo de Gracia, a través de senderos arenosos, contando con la compañía de los enebros marítimos.




Disfrutando en la subida, siempre, de magnificas vistas al paisaje costero.




Cercanos a terminar la subida, apreciamos la parte superior ya restaurada de la Torre del Cabo de Gracia, erróneamente denominada "de Camarinal". Se aprecian las ménsulas que sostuvieron la ladronera, la garita y la linterna del faro.




Torre Vieja o de Gracia, también denominada Faro de Camarinal.
Esta almenara ha sido reformada, como la de la isla de Las Palomas, para su reutilización como faro. Es de forma cilíndrica con alambor, acceso por la habitual puerta-ventana y una estancia. Se levanta sobre una zarpa que regulariza su base. Una escalera de caracol, que arranca en el muro de la derecha del zaguán de acceso, permite subir al terrado. Aquí desemboca en una garita de extraña factura en comparación con las que se conservan en otras almenaras de la zona, detalle discordante con la excelente restauración general del edificio. No obstante, coincide básicamente con las dimensiones habituales en su época: "Su garita de 6 pies de alto (1’7 m) y 6 pies de ancho, y 3 pies (0’84 m) de salida sobre canas".

Entre los mejores detalles relativos a esta intervención hemos de destacar la excelente reconstrucción de la escalera hélica. Hasta 1990, fecha en que se procedió a las obras, el muro en el que se inscribe la escalera se encontraba roto y ésta seriamente dañada. La solución adoptada fue muy respetuosa con el sistema primitivo, que compone la figura helicoidal tallando cada escalón, junto a la porción que le corresponde del eje del conjunto, en una pieza monolítica de piedra, que en nuestra zona es siempre arenisca. Su única estancia carece de otros vanos que los indicados, por lo que no encontramos las habituales ventana y chimenea. Su bóveda semiesférica está perforada en la clave por un conducto circular que facilita la traída de conexiones entre la linterna emplazada en su terrado y los dispositivos de control de la habitación.

Fue mandada construir por Bravo de Laguna en 1577 en Tarifa, "en el cabo que llaman de enmedio que responde a la isla". Este dato es fundamental para concebir un sistema de almenaras en el siglo XVI con estaciones muy distantes entre sí, ya que ligaba esta torre con la de la isla de Las Palomas, sin contemplar la de la Peña ni, naturalmente, la aún inexistente de Punta Paloma. Estaba considerada como torre ordinaria, por lo que había de contar "con un sacre de 15 quintales y un falcón, cuatro hombres para que puedan hacer la guardia y velar de noche". En los primeros años del XVII continuaba en proyecto su artillado, asignándole tres guardas y un artillero, mientras que el socorro tendría que recibirlo desde Tarifa. Sin embargo, no se la llegó a dotar de cañón. Servía en esta torre como vigía en 1716 Juan Rafael, con salario de 60 reales a costa del aprovechamiento de la dehesa del Valle. Al finalizar el siglo de los asedios a Gibraltar tenía como guarnición un cabo y cuatro soldados de infantería.

    En 1821 eran precisos 2.500 reales para su reparación, mientras que en 1840 seguía "en estado regular, sin torrero" 

Información extraída de http://www.tarifaweb.com.


Unas escalinatas de madera permiten acceder al borde marítimo.




Otro bunker acompaña a la Torre de Gracia.




La pasarela de madera remata en un mirador.



Cabo de Plata, Barbate y Vejer.








Rodeamos la torre para conseguir mejores vistas de la cercana Playa del Cañuelo, una pequeña playa virgen,en la que desemboca el arroyo del Cañuelo, que le da nombre.








Playa del Cañuelo y la Punta de Camarinal. En lontananza la Sierra de Bartolo.




Sobre la alfombra de pinos, se distingue Punta Paloma y la Punta de Tarifa.




Tras el Estrecho de Gibraltar la silueta del Jbel Musa marroquí.




Como punto final del itinerario, contemplamos de nuevo el Faro de Camarinal, en pleno Parque Natural del Estrecho.



Otras rutas en el Parque Natural del Estrecho


2 comentarios:

  1. Bonita y refrescante ruta, enhorabuena. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Preciosas fotos y detalladas explicaciones.

    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar